Hay que volver a remarla

No queda otra. Es inevitable comerse el coco con el microclima molesto de estos días. La sobre lectura de las derrotas electorales seguirá hasta que pase el temblor capitalino y cordobés, cuanto menos. Es lo que hay. Sería bueno ver también que del otro lado están a un tris de entrar en el mismo triunfalismo con el que el kirchnerismo se atragantó desde hace un tiempo: la tapa del Clarín de hoy festejando una columna de opinión de otro diario escrita por un ex ministro de este gobierno no tiene nada que envidiarle al ombligismo de cualquier tapa de los diarios cumpas. Es el efecto péndulo, que ahora toca el otro extremo. En cuestión de días, los análisis opositores pasaron de la desazón por la invencibilidad de Cristina, a la vuelta del relato de “fin de régimen”. Tranquilidad. Las variables estructurales no se modificaron, los aliados no escaparon a los brazos de Duhalde, y los spots de Scioli prometen un efectismo similar al de “juntos venimos bien” de Mauricio. Las cosas no están en un lugar muy distinto al de unos meses atrás. En todo caso, es un momento para pensar el saldo 2009-2011: cierta desesperación por ver la ola replegarse tiene que ver con que nos acostumbramos a una marea en alza.  Sí es cierto que se están pagando los costos de haber puesto mucho en juego. El kirchnerismo al politizar, expone. Es algo un poco inevitable. Las Madres y las Abuelas pueden pasar a ser corruptas y perseguidoras de familias ejemplares. El Fútbol para Todos puede convertirse en un torneo incomprensible e injusto. O un juez de la Corte de la Democracia ser el dueño de una cadena de prostíbulos. Lo que es inevitable es, entonces, la exposición a que cada cosa sea materia de una disputa simbólica por ver cómo la mayoría termina procesando la transformación que empezó en el 2003. Eso no está ganado. Lo que es evitable es perder todas, y que efectivamente de cada ecuación el resultado no sea el que añora la bolsa de gatos opositora.

sigue en Artepolítica

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo General

Una respuesta a “Hay que volver a remarla

  1. Francisco

    Hablas, al pasar, de dos “politizaciones” que te demuestran el cansancio del régimen.

    Una es la de las Madres. Tan al pasar es tu comentario que no terminas de decir, con claridad, que los medios las acusan de corruptas porque se pusieron la camiseta K. Las fuertes sospechas de corrupción -que involucran más que a Sergio- parecen no ser un dato valido para comenzar el análisis. Las atacan porque defienden los DDHH, ese es el discurso.

    El otro es el del Futbol x Todos. No vale la pena hablar del tema. Ahí se demuestra un gobierno torpe que se cree su propio discurso y cree que metiendo propaganda por el gollete, cambiará la percepción de la sociedad. Y para llegar a ello, negocian con Grondona y regalan fondos públicos a la organización tal vez más corrupta del país. Ahí no intervenimos, a la Techint, ni regulamos, a la Mariotto.

    Vos ves transformación. Yo los veo a los mismo del 2003 que ahora reniegan de su pasado y la siguen con sus negocios. La pelea de los Fernandez es así de patética: el bigotudo acusando al otro de menemista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s