2011 no es 2007 (mientras esperamos al vice)

En una nota de hace 4 años que no se puede encontrar más en la web (cosas de la virtualidad, será por eso que a pesar de todo la “letra de molde” sigue teniendo su peso específico, será por eso que leer manchándose los dedos es una experiencia cualitativamente distinta a barrenar una nota con el mouse, en fin) pensábamos el escenario antes de la elección de 2007. El planteo era que por debajo de los tonos neutros de la campaña “Cristina, Cobos y vos” se escondía un problema mayor y era la no condicionalidad programática que tenía ese futuro mandato. El kirchnerismo había logrado la proeza de sacarnos de infierno, y un puñado de medidas daban cuanta de una direccionalidad. Ok. Pero aun así, eran más las voces -desde la propia Casa Rosada, y desde la incipiente militancia de ese tiempo- que apostaban a un desaceleramiento del ímpetu transformador, reemplazado por las mieles de una administración enfocada en los tonos grises. Tenía su lógica. El perfil de Cristina apuntaba un poco a eso, pero todavía más justificaba esa tesis el enorme margen de maniobra que suponía una gestión bancada por Clarín y por el Partido Comunista Congreso Extraordinario, digamos. Estaba también en el aire esa meta de la campaña de 2003 (“un país en serio”), que podía cobijar casi a cualquiera. Ya en ese entonces, el kirchnerismo no daba lo mismo, obviamente, pero sacando a los dinosaurios dictatoriales, y a los gestores de la city que seguían repitiendo un programa económico imposible, el resto de los actores sociales y políticos podían verse reflejados con distintos entusiasmos en ese slogan.

O sea, Cristina en 2007 asumía sin un condicionante que la llevara inexorablemente hacia donde fue. Ni los reclamos por abajo ni su propia agenda construida desde el 2003 suponían lo que hoy se parlotea como “profundización del modelo”.

Ahí está la diferencia. El cambio no se operó en estos días, sino desde el inicio de la gestión de la Presidenta, que empezó no el 10 de diciembre de 2007,  sino el 11 de marzo (y cómo le gusta a esta país la auto referencia histórica)  de 2008, con la resolución 125. A partir de ahí, comenzó una dinámica que tal vez el gobierno no buscó, pero una vez desatada eligió conducirla: la puja contra las corporaciones y el aumento del rol del Estado se fueron soldando como las matrices políticas del nuevo mandato. Y si bien hubo veces en que el gobierno perdió (corporación agraria) y en otras ganó (corporación mediática), lo que ya no pudo modificarse es ese sello distintivo, que explicará después el resurgimiento de la pasión política, y también el acortamiento del margen de maniobra del propio gobierno para elegir caminos menos “conflictivos”.

Con esto llegamos al 2011: por más que los apoyos se parezcan, por más que “la nueva política” siga siendo un significante vacío y vaciado, por más que los números de la elección puedan terminar siendo similares, hay un salto cualitativo trascendental. Ese salto es saber porque cosas será juzgado el nuevo gobierno, y por cuáles no. La erradicación de la indigencia, la distribución de la riqueza, la democratización de los espacios mediáticos y simbólicos, la incorporación de una nueva generación en la política y la gestión estatal. Ese es el programa que, durante estos cuatro años, Cristina se fue auto imponiendo a fuerza de medidas concretas y de un discurso cada vez más preciso, a veces por arriba de los logros concretos, es cierto, pero sabiendo que esas palabras dichas en un contexto de politización creciente se convierten en condicionantes de su futuro mandato.

Entre otras cosas, por eso ahora nos importa tanto quien es el vice. Porque ahora importa todo. Porque ahora sabemos que no habrá respiro, ni pausa, ni paz y administración. Y porque queda el desafío (otro condicionante auto impuesto por Cristina) del puente generacional. Quisiéramos que fuera Abal Medina. Por muchas cosas, entre las que hay una apuesta que no queremos perder.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General

2 Respuestas a “2011 no es 2007 (mientras esperamos al vice)

  1. gambeta

    podes explicar lo Clarin y del PCCE por favor? no se entiende

  2. fedevazquez

    simplemente que el arco de apoyos que tenía el primer gobierno de Néstor era más amplio -e ideológicamente más difuso- que el de Cristina. Como dijo Kirchner en ese programa de 678, “cuando estábamos en el infierno todos quería ayudar a salir, después….”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s