La vanguardia de todos

Oficialistas y opositores, sectores empresarios y sindicatos, kirchnerismo silvestre y orgánico, gobernadores y candidatos de todo pelaje, todos reconocen a una sola y única vanguardia política. Eso y decir que Cristina está en el centro de la escena política es parecido pero no es igual. Convertirse en vanguardia supone estar uno o varios pasos por delante del resto, significa entender cosas que otros no entienden, significa tener el poder del convencimiento y del ordenamiento práctico de las fuerzas propias (y ajenas). Significa, también, transitar el borde peligroso de toda vanguardia que es despegarse, escindirse del conjunto al que se quiere liderar. El kirchnerismo es estos años pasó por ese borde más de una vez, incluso con peligro de desbarrancar definitivamente. Nunca como ahora había logrado juntar tanta fuerza de conducción.

La elección de ayer de Filmus muestra un aprendizaje. ¿Cuál es el camino más viable para ganar en la Ciudad? ¿Cómo hacemos una fórmula que, además, refuerce una identidad kirchnerista y peronista? ¿Cómo seguimos, además, enviandos mensajes de aviso a la CGT de que la conducción política no se comparte? Cristina supo responder a las tres cosas con Filmus-Tomada.

Una pregunta maldita: ¿Cristina no está demostrando ser mejor que Néstor? ¿Néstor hubiera, por ejemplo, elegido a Filmus, o se hubiera encaprichado con Boudou? Y al revés, ¿hubiera tenido la actitud menos calculadora, pero importante estratégicamente de sosegar al sindicalismo, para lograr al mismo tiempo margen de maniobra y convertir cierto condicionamiento gremial en apoyo casi incondicional? Es una pregunta maldita porque se basa en lo incomprobable. Y porque además, siempre, debemos elegir por los vivos. Cuando era (más) joven, había una pregunta parecida con la que jugábamos en la agrupación del secundario: ¿a quién preferís: al Che o a Fidel? El carné de aprobado te lo daba elegir al segundo aunque te pusieras la remera del primero.

Los vivos tienen la enorme ventaja de seguir aprendiendo, de poder se cada vez mejores. Volvemos a insistir con la mono tesis de este blog: el kirchnerismo aprende y mejora con el tiempo y la gestión. El gobierno que tenemos hoy es más refinado, complejo, y sutil que el de anteriores etapas. Es una mitad de la verdad. La otra mitad es que la endeblez en que quedó el proyecto se vivencia en las lágrimas con que suelen terminar los discursos presidenciales. Hay uno menos en un equipo que era de dos. Es mucha pérdida. Y el nivel de problemas que tiene esto para la continuidad del kirchnerismo recién se va a ver después de octubre. Recién ahí vamos a poder evaluar, un año después, cuánto se perdió con la muerte de Néstor.

Pero volvamos a los vivos, a los que podemos discutir, tener esperanzas, reclamarles cosas, votarlos. Con toda la lógica del mundo, sobre el final del segundo mandato de gobierno, la “construcción de poder” pasa por la domesticación de las propias criaturas. En el 2005, por ejemplo, Kirchner decidió ir por Duhalde, lo que era una audacia pero a la vez una forma racional de abandonar lo que le quedaba de “primus inter pares”, para consolidarse como liderazgo independiente de su propio lugar de origen. Pero Duhalde era una exterioridad, un acuerdo con fecha de vencimiento. En el cortocircuito con la CGT aparecen las luces y sombras de la gestión: aumento del empleo y aumento del salario, y también la permanencia de un tercio de trabajadores en negro. Ese es el terreno material de la disputa política. Una corporación que quiere traducir su poder social y económico en político, pero que tiene todavía pies de barro, en tanto hay mucho “pueblo” que todavía está afuera de las murallas protectoras de los convenios colectivos.

Se dice bastante que la elección que viene es como la del 2007: una candidatura despegada del resto, una oposición diezmada por sus propias limitaciones, una sociedad consumiendo y relativamente despreocupada, que va a votar con un DNI donde adentro tiene la tarjeta de crédito, o por lo menos la de débito. Está bien, hay puntos en común. Pero hay uno que lo distingue: entre el 2007 y el 2011 el gobierno decidió por qué cosas será juzgado y por cuáles no. La distribución del ingreso, el aumento del rol de Estado, la puja con los poderes fácticos de la economía, son las metas auto impuestas que se fueron cristalizando durante el segundo mandato. Cosas que asomaban desde el 2003, pero no tenían la coherencia ni la profundidad que fueron logrando. La campaña de 2007 fue híper pulcra, con un discurso que intentaba cerrar todo: después de la reconstrucción, viene la calidad institucional, la moderación, Cobos y vos. En el 2011 se va a escuchar más “profundización”, “modelo”, “proyecto”, “disputa”. En los dos casos, estos permisos de literatura política los otorga el crecimiento económico, más bien, lo que no quita entender lo que cambió desde ese momento hasta hoy.

Y el salto de calidad, en términos políticos, podría ser inédito: si las elecciones de octubre se ganan, va a convivir un gobierno revalidado por las urnas (el de hoy sigue estando bajo la sombra de la derrota de 2009) con un apoyo militante/participativo/emocional de una minoría, relevante. Esas dos cosas juntas no se habían dado en estos años, y abre una potencialidad interesante. Hace unos domingos, mientras leía el Página 12 arriba del 60, una mujer me pregunta: “perdón, ¿vos estás en una agrupación?” Es un microclima, pero uno que llegó al bondi y entiende que leer un diario “ladriprogresista” (¿se mantiene la categoría Artemio?) es un código de militantes.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo General

5 Respuestas a “La vanguardia de todos

  1. Fede, muy bien escrito, como siempre tu artículo, pero humildemente creo que la evaluación del ejecutivo fue mas simple: el riesgo de perder en la caba sigue siendo alto, independientemente del perfil más tecnocrático (aunque igualmente ascéptico que filmus) de boudou, si lo mandan a este último la lesión sobre cristina era muchisimo mayor (recordar efecto rovira en misiones, cuando el pinguino intentó poner el gobernador y salió gravemente herido)-. inteligente decisión de la presidenta, en fin.
    abrazo

  2. moo

    Buen post Fede, muy lúcido como siempre. Saludos

  3. Gerardo

    Lúcido y oportuno tu blog, Federico. Es más, ya que estamos, me sumo con otra hipótesis que empalma con la de tu escrito.
    Pareciera ser que en la Argentina de los tiempos contemporáneos, no hay lugar para una lucidez que se pretenda por fuera del tono, la textura y el ritmo que marca la coyuntura.
    Para decirlo sin rodeos: veníamos tristemente acostumbrados a una lucidez confinada al comfort de ciertas mesas de ciertos bares o, en el mejor de los casos, la fraternidad condescendiente de ciertas aulas. Por suerte, podríamos decir, aconteció este proceso histórico (sería toda una discusión si corresponde llamarlo kirchnerismo, en cualquier caso, convengamos, NO ES SIN el kirchnerismo) y la lucidez ya no pudo volver a situarse por fuera de la plaza pública. Por éso, hablar hoy de política vuelve a ser cosa de militantes, y por éso hoy la militancia vuelve a recuperar el sentido de la política.
    De allí, arriesgo, que estemos presenciando el declive tan ostentoso de ciertas figuras del mundillo “progre”. Y con figuras me permito cierto juego metonímico, porque vale tanto para personas de carne y hueso como para figuras en tanto que “formas”. O sea, que lo dicho se puede aplicar a un “Lanata” o una “Sarlo” tanto como a sus espacios de referencia: “Periodista” o “Intelectual” Sentar posición ya no implica articular un argumento, reclama además instalarlo en el marco de ciertas condiciones materiales, que son éstas y no otras. Éstas. Y ahí, ay!, parece que no éramos todos tan progres…
    En definitiva, creo que no se puede responder a tu pregunta maldita más que con un Sí (Cristina ha demostrado ser mejor que Néstor). Sólo habría que agregar que no podría haber demostrado nada sin el antecedente de Néstor quien, por cierto, tampoco pude dejar evidencias notables hasta que cierta tarde agobiante de diciembre del año 2001, empezó a fluir un magma tan denso como urgente por entre las grietas del triste imaginario que nos venía velando lo real desde hacía ya demasiado.

  4. desvinchado

    Que tentación de leer Filmus-Tomada sobre Boudou CGT, como el fracaso de la Peronizacion del Kirchnerismo post Nestor carajo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s