Lo que molesta es, fue y será el Estado

Está claro que no es la guita por los dividendos lo que le saca el sueño a los empresarios recientemente “colectivizados”. Hoy, Bonelli muestra las cartas de Siderar, con la esperanza de que corriendo ese velo aparecerá ante la vista de todos las formas del monstruo: “El Grupo Techint le ofreció a la ANSeS comprarle todas las acciones que el Estado tiene en Siderar y la propuesta fue rechazada por el gobierno de Cristina Fernández Kirchner. ”

-Tomá, ¿cuánto querés?, ¿2.871 millones de pesos? Ok, cobrate y… ¡salí!

Pongamos que es así, no sería nada extraño, el grupo (este sí que es un Grupo, una auténtica Corpo multitodo) también batalló “ideológicamente” por su empresa en Venezuela, pero ahí hay un problemón en serio con la seguridad jurídica y el pataleo no prosperó.

Habrá más de uno que se pregunte, ingenuamente o no, ¿y por qué el gobierno quiere retener esa acciones, y poner directores en empresas que son privadas? La respuesta, la que mejor encuentro, es sencilla. Porque este gobierno se piensa verdaderamente como un administrador político de un Estado. Y ese Estado está ante la disyuntiva de hacerse de unos cuantos millones de pesos cash (en un momento donde ese Estado no tiene problemas de caja…) o tener un lugar en algunas mesas empresarias donde se deciden variables tan sensibles como: inversión, inflación, salarios, impuestos. ¿Hay mucho que meditar cuál de los dos caminos es más conveniente a los intereses de ese Estado?

Pero el Estado jode. Siempre jodió. A veces nos enredamos en pensar que el odio al kirchnerismo viene por su política de derechos humanos, o por su acercamiento a Chávez, o por la Ley de Medios, o sus guiños setentistas, etc. Y la verdad que si bien esas cosas no ayudaron para que Néstor y Cristina sean los ídolos del establishment, lo que siempre molestó fue el aguijoneo constante para meter Estado (a veces una puntita, a veces hasta el fondo, a veces mejor, a veces peor, es otro tema) ahí donde no había.

Porque meter Estado, al menos en estas tierras, es meter política, meter debate y cuestionar el status quo. Y esa fórmula sencilla está muy bien aprendida por los grupos económicos. Mucho más que por nosotros. Esa claridad conceptual fue el origen del 55 y del 76. Y comprender eso es la mejor respuesta a las ideas, ya no molestas, más bien enanas, de gente como Caparrós. Tomás escribió un maravilloso post sobre los dichos livianos del escritor de La Voluntad. Y no es casual que su respuesta sea, también, estado-céntrica. Porque de eso se trata, de eso se trató siempre. Tal vez, intentado una vez más comprender que adjetivar, las posiciones caparrosistas tengan su error incial en este punto: a esta altura del partido, hay que terminar de saldar que la dictadura, como proyecto de clase y no como aventura militar, no tuvo a los militantes ni a las organizaciones armadas como su razón de ser. La ESMA fue el lugar más sangriento y salvaje, no el más relevante. Su razón de ser era modificar de cuajo la estructura productiva y las posibilidades del Estado de ejercer una dirección política de aquella. ¿Qué decíamos que viene a hacer el kirchnerismo? Bueno, ahí está el punto.  Ceferino Reato hace el mismo recorrido que Caparrós, acá, y pone como contrafigura de la militancia de hoy a Envar El Kadri, pero más exactamente a esta postura del “Cacho”: “Nosotros no vamos a ocupar ningún cargo ni nada. Nosotros no luchamos para tener un puesto ni estamos de acuerdo con este tipo de reparto de prebendas” .  Tengo mis dudas, mis serias dudas, de que esa frase y esa idea no haya sido parte de los errores estratégicos de aquella generación. Pero tengo la certeza de que hoy, en parte por la rabia de estas mismas notas, molestamos mucho más estando adentro, ocupando esos cargos, “luchando por un puesto”. Es el Estado, chabón.


Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo General

18 Respuestas a “Lo que molesta es, fue y será el Estado

  1. Valeria

    Para Caparrós -y los que piensan como él- con mucho respeto, el dedito del medio de mi mano (perdón lo poco académico). Entiendo que la postura es contra el Estado por verlo como el opresor pero la verdad a esta altura ese tipo de reflexiones resultan extemporáneas. Me gustan los clásicos, pero más me gustan cuando sirven para entender la esencia de nuestro sistema y sirven claro para recrear sus ideas y crear las formas, instrumentos para construir un lugar en el que estemos todos y todas. Hasta ahora el actor que mejor pudo sintetizar esas acciones -y los deseos por que no- fue el Estado. Me gusta pensar que hubiera hecho un dirigente y un militante de los setenta, para donde hubiera hecho camino, políticamente hablando, viendo un poco las experiencias de otros países. Me parece ofensivo que me tiren el ejemplo de una persona que desapareció o murió y que no tuvo la oportunidad de avanzar, convencer con su proyecto. Pensar que hubieran seguido igual, que no hubieran necesitado hacer alianzas, cambios me parece absurdo. Me gusta más pensar hacia qué otro Estado hubieran caminado, construido. ¿Sería parecido a éste? ¿podemos imaginar cuál otro? ¿Podemos hacer otro Estado? así con mayúsculas.

  2. Unfor

    Todo bien, pero quien dice que hay tanto problema con la seguridad jurícico en Venezuela?
    La famosa nacionalización de Techint fue un livianito gerenciamiento por intervención. Nada que le haya quitado el sueño a Rocca que estaba desbordado por los conflictos gremiales.

  3. ViviB

    Fede
    Completamente de acuerdo: por eso es que la batalla es cultural y no exclusivamente económica. Porque la frase de Adelina Dalesio de Viola -que recuerdo perfectamente- ” usted prefiere ser proletario o propietario” define estupenda y sintéticamente la ideología, disfrazada de sentido común, que nos habita. Todavía somos perfectos propietarios de propiedades privadas.
    V.

  4. El “paro histórico del campo” fue también parte de lo mismo: cuestionar la autoridad del Estado para intervenir en la Economía.
    Sí, es tiempo de repensar la finalidad de los golpes de Estado (muchos lo vienen haciendo), no sólo en Argentina sino en todo el continente, porque las ideas podrán ser peligrosas o no, pero con lo único que no se jode es con la guita. Y si no, nos preguntemos por qué nadie dice nada del modelo chino.

    Saludos.

  5. Fede, error groso el no pretender el puesto. El puesto es para los militantes, para los agentes políticos de un proyecto, no para técnicos. Por eso le jode a Caparrós. No hay que incomodarse si a uno le plantean esa cuestión, es un deber, una obligación que el militante, el cuadro político ni hablar, ocupe ese lugar.

    A la administración del estado le quedan bastantes rémoras de gobiernos anteriores que no están dispuestas a cambiar nada. Imaginate si le ponen un jefe por puro currículum o concurso. se lo morfan crudo. No hay cambio.

  6. jony

    Me acuerdo que capusotto dijo que el kirchnerismo es menemismo con derechos humanos, yo digo que el kirchnerismo es más bien, alfonsinismo con plata (de las m.p. exportadas), digo refiriéndome a esto del papel del Estado que hablan.
    El alfonsinismo exitoso no es la solución al neoliberalismo. Ni es la disyuntiva que tiene el país (alfonsinismo con plata o menemismo), sino la disyuntiva del establishment.

    • anTua

      Joni, Mirate el “palabras mas palabaras menos” ultimo, en que los partidos de izquierda encabezados por Altamira corrian a Pino por izquierda. Era patetico, tanto como los intentos de PSur de correr al gobierno por el mismo win.. Seria saludable para la gente de Psur tener un debate con Altamira o alguno de estos muchachos que la tienen aun mas grande que el gran Pino (es notable.., cuanto menos politica construyen mas se indignan, tiran la posta, y y se creen con gran autoridad para criticar a los todos los demas.. en fin, probar un poco de la propia medicina en definitiva..).

  7. Unfor

    Jony;
    el alfonsimismo fue abdicación permanente. No estatizar la deuda era como hacer Néstor el gran canje del 2005. Y tenían un ministro de economía que se la bancaba y al cual en lugar de bancarlo, lo rajaron. Tu diagnóstico es un disparate.

    • jony

      alfonso metió preso a Videla, Agosti y Massera es como si Carlos Kirchner hubiera juzgado y metido presos a Menem, Cavallo y De la rua (y vaya si había motivos). y me parece que los milicos tenían mas poder de negociación en los 80 que el menemismo pos 2001. (a menos que uno haya sido menemista en los 90 claro)

  8. Que lindo es que todos hablemos del rol del Estado. Las opiniones a favor de un Estado presente y firme en la distribución de riquezas, constituye un aporte sustancial para el Proyecto Nacional y Popular. Las opiniones en contra, también suman teniendo en cuenta que en el Proyecto está contemplado la pluralidad de criterios y la diversidad de voces. Lo que resta para el Proyecto y suma para las corporaciones es precisamente que no se hable para nada del Estado. Ni a favor ,ni en contra. El Estado para Rocca – Magnetto, no debe existir, sino exclusivamente para ellos.

  9. El Estado tiene que ser claro: o privatiza y deja en otras manos la gestión de las empresas clave del país, o nacionaliza dichas estructuras vitales y las soporta, sean deficitarias o no, para asegurar calidad y precio a los ciudadanos. Un modelo en el que dejas el riesgo en manos privadas pero controlas la gestión es un gallinero con muchos gallos.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/04/22/el-tragico-retorno/

  10. Pingback: el Estado como accionista minoritario « El blog de Abel

  11. el insurgente

    Precisamente en las CAJAS DE JUBILACIONES DE LOS PAISES estàn dadas las presiones más especulativas de la INTERNACIONAL FINANCIERA y allí si que no hay GOBIERNOS AUTENTICAMENTE HONESTOS y LUCHADORES por el rubro màs sencible de la poblaciòn necesitada de amparo.
    Los fondos previsionales sirven para GANANCIAS DE LOS GRANDES REPRESENTANTES DE LA FINANCIERA cuando se privatizan ,para salvarles de las quiebras internacionales a esos mismos sinverguenzas PRONTITO SE ESTATIZAN ,luego los fondos de los jubilados sirven hasta para SALVAR SUCURSALES DE GRANDES INTERNACIONALES con el pretexto de salvar las fuentes de trabajo.

  12. Diego

    Envar el Kadri no era “un militante de los 70”, era un cuadro de la resistencia. Algo mayor a la conducción de montoneros. Envar fue un símbolo. A pesar de ser profundamente peronista, era “asceta” casi como un cuadro del PRT. Su Peronismo de Base fue uno de los intentos más honestos de participación obrera en América del Sur

    Y no confundamos que no es lo mismo sentarse en un escritorio del Estado que ponerse a discutir sobre la propiedad de los medios de producción

    Muchos militantes de los 70 no luchaban por un puesto en un Gobierno. Todo bien, pero sentarse en el directorio de una multinacional no era la utopía de nadie (bah, puede ser de algunos hijos de puta como Galimba)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s