La defección no sabe de ideologías

Se bajó Das Neves, se bajó Cobos, se bajó (parece) Pino y hasta tal vez se baje (dios no lo permita) Macri. Si parecen elegidos a propósito,  uno de cada tribu. Hace unos días hablábamos de la defección opositora, de las dificultades que se presentan para que, por un lado, los partidos y fuerzas políticas vuelvan al centro de la escena, lugar que hoy ocupan opositores no partidarios. En segundo lugar, que no deslegitimen el juego democrático por la depresión que les provoca algunas encuestas o algunos resultados preliminares (“ganes o pierdas, competirás, el juego es sagrado” deberían tener grabado todos los partidos de la democracia).

Algunos pueden pensar que esto refuerza a cierto bipartidismo (FPV-UCR) o al famoso clivaje que soñara Néstor (centroizquierda-centroderecha, con una candidatura oficialista y otra de Macri), pero es demasiado pronto para que decante esa realidad calma chicha. Los signos, más que ordenadores apacibles de un sistema político que va para el lado de la estabilización, parecen mostrar lo se sospechaba: las oposiciones (con centro neurálgico en algunas corporaciones empresarias) no lograron en estos ocho años estructurar una alternativa del kirchnerismo. Alternativa que podría adoptar varias caras y caminos, pero que como condición lógica para su existencia debía tener, al menos, la capacidad de ubicar al kirchnerismo en el pasado. Eso no alcanza con que sea dicho, hay que ordenar ideas para eso. Que el kirchnerismo sea el pasado es la condición objetiva primera para que pueda ser superado electoralmente. La(s) oposició(nes) no aguantaron ni dos minutos en el ring del debate y prefirieron refugiarse en los sentidos comunes ya construidos. Algo así: siguieron viviendo del 2001 en el 2011, porque siguen pensando que la crisis de representación era un veto “a la política”. Habría que empezar a decir otra cosa del 2001 que ya no corre riesgo de confundirse con un quimérico asambleísmo barrial. 19 y 20, la gente no salió a quemar el Reichstag para que venga Hitler, no se cargó a ningún diputado, ni aplaudió la aparición de un “orden” represivo. Entre otras cosas, sí, quemó, saqueó y rompió símbolos del mercado: un super chino, o un banco internacional, depende lo que tuvo cada uno alcance. Se cargó, sí, cuando puedo, algún que otro policía. Los que simbólicamente, entonces, quedaron contra las cuerdas fueron el Estado policial y los ganadores económicos de los noventa. Hay un programa un tanto bizarro en el cable, que estaba en el 2002, y que ahora reapareció, o tal vez nunca se fue, no sé, pero recién volví a ver. “La hora de Maquiavelo”. Brutalmente pro empresario, el programa es un lamento por la inexistencia de un discurso de derecha con huevos. En el 2002, la línea era la preocupación por la caída del capitalismo argentino, un “¿y adónde vamos a parar con todo esto?”, “y dónde están los empresarios para explicar que el problema no es el modelo sino su aplicación, etc, etc”. Era como defender al comunismo cuando la gente estaba tirando el Muro de Berlín. Nueve años después el conductor aparece un poco más viejo, pero imperturbable en su editorial congelada: “no hay un discurso claro de los sectores empresarios, los políticos que deberían estar de este lado, no se animan a plantear algo que no sea populismo”. La hora de Maquiavelo tiene, en el título, la ironía suficiente para intentar respuestas más ingeniosas que las que se le ocurren al conductor. Pero desnuda el corazón del problema con la bestia kirchnerista: nueve años sin renovación del discurso, es mucho tiempo y decepciona a cualquiera. El resto de las luminarias de la economía opositora tampoco salen de los “cuatro, cinco temas en que todos debemos ponernos de acuerdo”: hay mucho gasto, hay inflación, esto va a estallar. Esperá sentado, entonces. Porque el modelo tiene sus fragilidades y problemas, pero tiene dos mandatos completos de crecimiento, transformación y conducción política. Esas tres cosas juntas obligan a replanteos mucho más profundos que lo que están dispuestos a hacer los opositores.

Desde este blog somos hinchas de la primera hora de Mauricio como cabeza de un espacio político de derecha, conservador y liberal en términos económicos. Pero su candidatura, o mejor, la posibilidad de existencia de un futuro para ese espacio es que pueda perder. O sea, que perder las elecciones nacionales no sea sinónimo de dejar de existir. Ahí entra de nuevo el problema de la representación. Es algo parecido a lo de Pino. Si es para sacar 10% me bajo. ¿Por qué? ¿En una democracia, no debería estar representado ese 10%? O el 20, o 30, o 40 de Macri. Lo que sea. El PRO sacó 25% en Salta, y es un tanto inexplicable que no hayan aprovechado eso. O que no puedan, objetivamente, aprovecharlo. La explicación, que puede ser rudimentaria, es que el comando político de las alianzas y posibilidades de liderazgo opositor no están en verdad en los dirigentes y sus cuasi partidos. Están en otro lado. Y a ese otro lado sólo le sirve ganar. Con el que sea, con el programa que sea y para lo que sea, pero ganar. Al otro lado no le sirve una construcción política de largo aliento, porque sus tiempos son más cortos y sus intereses constantes y sonantes. Y, si de jugar una carta estratégica se trata, mejor posicionar a Urtubey como nueva figura medio-casi-tal-vez-en-el-mejor-de-los-casos-ojalá, opositora. El olfato del neogorila Solanas (de esta, Pino, no se vuelve, del menosprecio de la voluntad popular no se vuelve, de la desnudez que significa creer que se puede decir cualquier cosa porque “yo defendí YPF”, tampoco, chau Pino) tiene oculto una racionalidad perfecta: cuando el verdadero polo opositor termine de convencerse de que mi candidatura no daña la reelección de Cristina, soy un material descartable y molesto. Eso pensó Pino, y por eso se cargó a Lozano y todavía más, a la artesanal pero existente militancia nacional de Proyecto Sur. Es un buen momento para invitar a los compañeros que quedan aún por ahí: esto no es el paraíso, pero no hay comparación. Al menos no se siente vergüenza.

Anuncios

26 comentarios

Archivado bajo General

26 Respuestas a “La defección no sabe de ideologías

  1. joni

    a nación o a capital pero sin aldo rico. sinvergüenza

  2. pepe

    dificil imaginarse una eleccion en la que el peronismo no presente candidatos porque “no median”

    buen post.

  3. joni calificado

    ¿por qué en una de las provincias más ricas del país y a la vez con mayor mortalidad infantil, el romerismo saca tantos votos?
    ¿cuestionar esto es promover el voto calificado? mucho 678. ¿ustedes analizan o miran la tele?

    pero es cierto, el problema de este país es el gorilismo de psur, que mortalidad infantil siempre hubo y a esta altura, como pagar la deuda externa con reservas es también nacional y popular.

    “Salta la absurda, la del 40% de pobreza según el Instituto Argentino para el Desarrollo de las Economías Regionales, la del 20 por mil de mortalidad infantil y el 19% de chicos de 1 a 6 años en desnutrición inexorable. La bella, la paradójica, la brutal.”
    http://www.redeco.com.ar/nv/index.php?option=com_content&task=view&id=5472&Itemid=51

    Con lo barato que está el kilo de asado en el carfur de Belgrano che.

    • Martín

      Veo que Alcira ya les bajó la línea para defender al Jefe.
      Solanas no cuestionó el clientelismo en ese programa de C5N, dijo textualmente que el voto de provincias pobres como Salta es “de baja calidad”. Las caras de los periodistas eran de estupefacción total.

    • Damian

      Lo que dijo Pino es indefendible. Además demuestra que no tiene ninguna política para la gente que gana menos de diez mil pesos al mes.

      • Unfor

        Alcira dijo que Cristina se iba a ir en hlicóptero. Eso en que ideología lo enmarcás, Martín. Golpista quizás?

        • No lo podía creer, pero me bastó con googlearlo para que apareciera la entrevista a Lapolla: “Esa posición [contra la 125] tiene que ver con el odio visceral que Claudio Lozano, Víctor De Gennaro y Alcira Argumedo sienten por el kirchnerismo. Las razones por las que se asociaron a la Federación Agraria son esencialmente políticas. Alcira Argumedo, por ejemplo, cuando se fundó Proyecto Sur dijo que la presidenta Cristina Fernández tenía destino de helicóptero.” Espantoso.

  4. Charli

    A este paso, si Cristina se presenta sola, vale?? En serio, y por ejemplo el grupo A te anula el gobierno, se lleva la pelota y no juega más. Como decía Marrone : “Mamita querida!!”

  5. che joni, estan sumando pibes a lo loco no? yo los veo con mucha mistica, por eso de la nueva politica, porque eliminaron la idea del liderazgo mesianico, y deciden como una verdadera fuerza democratica. sus dirigentes piensan en el proyecto y no en su instalacion personal, y bueno a eso sumale el frente con juez y ahi si, vuelven los trenes, ypf y se acaba la mortalidad infantil.ni te digo si logran arrimar a binner, se viene la reforma agraria!!

  6. horca

    Buen análisis. Agrego que el post-kirchnerismo fue una consigna que se blandió algún tiempo en los editoriales de La Nación y que la desmentida de los hechos fue fulminante. Esos mismos diarios que finiquitaban históricamente al kirchnerismo son los que agrandaron a La Cámpora por medio de su propio terrorismo escrito. Da la impresión de que ni siquiera se dan cuenta de la contradicción en que caen. Debe tener razón Manolo cuando habla de una crisis epistemológica en el establishment.

    El descascaramiento opositor es profundo. Últimamente se los puede ver en la televisión advirtiendo que no pueden juntarse todos en un frente único debido a las profundas diferencias existentes (hasta Giúdici lo dijo). Me parece que de alguna manera, la oposición está llegando, aunque algunos años tarde, a la noción definitoria del kirchnerismo: no se puede dejar la dirección política en manos de las corporaciones. Clarín pretende que olviden todas sus diferencias ideológicas y que gestionen un frente que excluya únicamente al kirchnerismo. Es otra boludeada más y ni Giúdici está del todo dispuesta a aceptarla. Ella está contenta con su candidatura porteña, quiere enfrentar a Macri y aduce que no puede aliársele a nivel nacional si lo confronta a nivel local.

    En cuanto a PSur, me parece que se está encaminando a una encrucijada muy ilustrativa. En el mismo programa en que dijo aquello del voto calificado, Pino dijo que se sentía más cerca de Alfonsín que de Cristina. Lozano fue invitado a una mesa en TN, rodeado de lamentables opositores que compartían con él solamente ese distintivo. Se pasó el programa demostrando con pulcritud por qué no habría chances de ningún lazo con toda esa gentuza, con lo cual la pregunta que dejaba flotando era: entonces, ¿qué hace ahí? PSur está en una situación muy adversa, teniendo que explicar a la población por qué no pueden hacer un acuerdo con Macri. ¿Cómo llegaron a ese punto? Muy simple, ellos se vendieron como otra cosa que lo que son. Crecieron electoralmente por el lado del antikirchnerismo y ahora, que las corporaciones les reclaman unidad con otros que construyeron su voz de forma similar, naturalmente se retiran espantados. El precio a pagar es que PSur no disputa los votos del progresismo sino los del antikirchnerismo, y tiene que compartir mesas de diálogo con amigos que son peores que los supuestos enemigos. A diferencia de Fede, yo no creo que sus militantes puedan traspasarse al kirchnerismo, por lo menos, no en el corto plazo. PSur está pagando el precio de haber crecido no por sus ideas de tren para todos y nacionalización del petróleo, sino por el antikirchnerismo. Fueron oportunistas y ahora están pagando. Cuando terminen de pagar comenzará el momento de la autocrítica.

  7. desvinchado

    Macri no se baja.
    De todos es el único que existe sin los medios, que lo ayudan, pero corriendo de atrás, bancandolo, no imponiendole agenda.
    Es un salame, pero quiere trascender. espero que no esquive el bulto.
    Aunque pierda en ciudad si consolida al PRO a nivel nacional gana mucho y queda libre para dedicarse a armar su candidatura. Con el paisaje opositor desierto se queda con todo.

  8. Joni porteño

    quien los entiende? eran ustedes los que decían que Pino no bajaba a la ciudad por miedo a gobernar. lo pedís lo tenés.

    • fedevazquez

      querido joni, que esta coyuntura amarga no te mate las neuronas: pino no bajó a gobernar cuando eso era posible hace muchos meses atrás, ahora, si baja, es para retener un 15% con suerte. Igual, para mi, conviene, porque así se divide el voto de la derecha en la Ciudad y el candidato kirchnerista tendrá más chances, jeje.

    • Damian

      Cuando las encuestas lo daban como posible ganador, se bajó de Capital. Ahora que no puede ni sacar el 10 % sí se presenta. Es como los troskos, pero más hijo de puta.

      Ah, por cierto Joni. Andá a trollear a otro lado.

    • ¿Y no era la propia Argumedo la que decía que “el problema es que si vos llegaras a ganar la ciudad de Buenos Aires, siempre te van a plantear que antes de hablar de la protección de los glaciares tapes el bache de la calle tal, o limpies el Riachuelo?

  9. Macri no se baja. “De TODOS es el único que existe sin los medios” “no le imponen la agenda”.
    1) SE BAJA
    2) NO EXISTE aún con todos los medios escandalosamente a su favor
    3) NO TIENE AGENDA, con excepción de sus “escapadas gratificantes” que no cambian de fecha aunque se este quemando la Ciudad.
    Y aquí paro porque seguir seria cansador. salute y mejorar la reflexión, con los deseos no alcanza.

    • Damian

      Creo que no se baja al final. En cuanto a lo demás, es uno de los pocos que no necesita aparato prestado, al menos en Capital (en las provincias sí, pero ese es otro tema, acá hablamos de la financiación y todo eso).

      Es el opositor más firme y paradójicamente el menos preparado.

  10. desvinchado

    Guau grandes reflexiones Queso.
    No tengo ningún deseo de que Macri gane ni nada parecido, como Fede, pienso que es la oposición deseable y punto.
    Los medios SI le brindan un paraguas protector, pero after fact, no le manejan la agenda, lo defienden cuando se manda sus propias cagadas.
    Si se baja o no no lo se, políticamente es estúpido bajarse, pensando en un armado partidario, cargos, legisladores, intendencias que podes ganar, etc.
    Acá se define si esto es un hobby para Mauricio, o se lo toma en serio.

  11. Damian

    EXCELENTE nota. Es evidente que pino se bajó de las nacionales. Es AHORA el momento de decirle a los pibes que van a quedar solos (por la traición de Pino) que vengan con nosotros. Que no los vamos a hacer pasar por el peronómetro o alguna de esas boludeces. Hay gente piola en Proyecto Sur y tienen que estar con nosotros, defendiendo a la Presidenta y al país.

    Saludos!

  12. pepe

    era facil: Bueno somos una fuerza nueva, no hemos llegado a meternos en provincias donde otras fuerzas politicas estan muy instaladas, seguiremos trabajando para ser una opcion viable en todo el pais,etc.

    no: Pino eligio mostrar lo idiotas, incultos y mercenarios que eran los Salteños que no votaron por el.

  13. Muy buen post.
    Solo un comentario: Macri no es liberal, ni siquiera en lo económico. Es, como casi todos los políticos que se reclaman liberales (Lopez Murphy sería el paradigma), conservador en lo económico y reaccionario en lo social.
    Ninguno de nuestros supuestos liberales se han quejado de los monopolios privados ni de las posiciones dominantes de alguna empresa, ni tampoco militan por la despenalización del consumo de drogas, posiciones básicas para cualquier liberal genuino.
    Nuestros liberales solo detestan el Estado, cuyo rol según sus sueños es proteger a las empresas privadas de las inclemencias del mercado y los reclamos sindicales.

    Saludos,
    r.

  14. joni para todos

    chau macri, filmus boudou sigan participando. BUENOS AIRES PARA TODOS.

  15. Lauraf

    Me parece q los políticos opositores estaban acostumbrados a la destrucción del gobierno de turno para salir a levantar otra vez todo desde las cenizas. No saben hacerle oposición a un gobierno que es eficiente, que genera adhesión popular y que fundamentalemente pone en práctica su pensamiento. Podrían hacerlo, hay aspectos que podrían tomar para sí, incluso por ejemplo el tema de la seguridad, pero no saben cómo. Y así dejan escapar “oportunidades” por falta de vocación democrática: Macri, por ej., en lugar de haber tomado el tema de la seguridad y llenarnos de policías a blanco y negro toda la ciudad, salió a quejarse y llorar desde que asumió porque apuesta a la caída de Cristina, no a gobernar en paralelo la ciudad. No saben hacer oposición si no hay saqueos, hiperinflación, corrida bancaria. Se les ven los hilos: sólo podían hacerlo cuando todo se venía abajo, cuando podían quedar como los “salvadores” de la patria. Por eso apuestan a la destrucción y el apocalipsis, como Carrió, Duhalde, Macri, que meten miedo en su discurso a ver si alguien los sigue. Y miran para atrás, y no hay nadie. Por suerte, porque en toda esta discusión no están pensando un país sino una carrera política. Son terriblemente miserables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s