policía, yacyretá, pedraza: ¿vamos cerrando ciclos?

Es para algo más largo, pero… el kirchnerismo tiene buena parte de su potencial, de su fuerza motora en hacerse cargo de esas herencias malditas, de esas basuras escondidas en la alfombra. No toma, como el radicalismo por ejemplo, un orden claro de herencias y tradiciones. Pero no me estoy refiriendo a la ya consabida heterodoxia del neo populismo que todo lo traga. Quiero decir algo más preciso: para el kirchnerismo es deuda lo que también es deuda para una conciencia social que anda dando vueltas por ahí, que a veces se toca más con los mitos de nuestras clases medias, a veces con la historia larga de los pobres, a veces con la construcción simbólica de la generación que hoy conduce el proceso. Hay, por ejemplo, un inconsciente colectivo que sabe que los yanquis no están a punto de invadirnos, ni de llevarse el agua, pero siente que es mejor la distancia, la prudencia y hasta alguna rabieta con el imperio. Y no es una tradición de la “izquierda”, es algo que viene más mezcladito y que explica que seamos el país latinoamericano con mayor índice de rechazo a EEUU. Y ahí está el resultado del no resultado de la operación que quisieron armar sobre la “preocupación de los EEUU” por una valija requisada. En algún punto, el kirchnerismo nunca dejó de decir y hacer lo que la gente quiere oír. A veces con necesidad de subtítulos y doblaje, otras llevándose de patadas entre lo que dice y hace, pero la musiquita nunca dejó de sonar del todo. No es un implante ideológico extraño a lo que, digamos, “somos los argentinos”. ¿Cómo se explica, si no, ese retorno en masa y de forma policlasista al apoyo gubernamental, después de todo? La condición de ser kirchnerista es meter el dedito en la llaga, pero con ánimo curativo (y si no se puede, amputatorio). Eso es lo que no puede dejar de hacer, lo que no podemos dejar de bancar. La agenda viene y va, a veces se pone más zurda, a veces más conservadora, pero no deja en paz al pasado. ¿Figuraba en alguna agenda, por ejemplo, sacarle el armado de las cédulas y pasaporte a la policía? ¿Responde a alguna directriz del “proyecto nacional”? Y, probablemente no, pero ahí estaba flotando la ridiculez que la fuerza de seguridad interna sea el órgano habilitante para la salida del país. O que tenga un registro autónomo de los demás poderes del Estado de cada uno de los argentinos. Es un detalle, pero ilustrativo. Otra de esas cuestiones, también de estos días, es Yacyretá. Uff, mamita. Desempolvemos otro archivo, para dimensionar lo que sería terminar de una vez esa obra:

-El Congreso debería establecer las normas de las inversiones, en tanto se estudian las propuestas. En cuanto a los convenios comerciales con los países del área socialista se han dado pasos decisivos. En los próximos días llegara una misión soviética para tratar un convenio de adquisición de material para usinas hidroeléctricas.

—¿Para Yaciretá-Apipé?

—Puede ser.

Esto lo decía José Ber Gelbard a la revista Panorama en octubre del 73. Mi papá estaba en el secundario. Clarín sigue jugando a que sus lectores son niños y dice “Cristina se prepara para inaugurar otra vez la central Yacyretá”. Y sí, en este país falta -todavía- mucha reinauguración, mucho de volver sobre temas que parecen eternos. Todos hacen campaña prometiendo reinaugurar algo: Pino los trenes, Macri los 90, el radicalismo una reinauguración de sí mismo. Pasa que la reinauguración kirchnerista es la más seria, lejos. Es pasado, porque es una relectura de las grandes agendas argentinas del siglo XX, pero es un pasado al que se convoca para zamarrearlo. Ahí empieza a ser futuro.

En esa relectura está, también, una idea sobre el sindicalismo. Que es compleja, un poco hipócrita, y un poco sabia: somos un país donde se plantan dos empleados, y en una temporada te creció un sindicato. Al mismo tiempo, es una institución con gran descrédito social. Y ese descrédito no es sólo la “manipulación de la opinión publicada”. La detención de Pedraza lo pone sobre la mesa. La condición para que en el futuro “un trabajador llegue a presidente”, es que los sindicatos (y los sindicalistas) tengan su 19 y 20, tengan su crisis de representación. Si la CTA fue como las asambleas, la CGT tendrá que ser como la política pos 2003: no se fueron todos, pero muchos sí, y los que se quedaron lo hicieron tomando nota de que ya no hay intocables y que se gobierna con la renuncia firmada.

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo General

10 Respuestas a “policía, yacyretá, pedraza: ¿vamos cerrando ciclos?

  1. mmm… ojalá Pedraza no sea comerse otro amague como el del Momo y si como Zanolita; que aun sigue penando tras los barrotes.

  2. muy bueno fede, ayer escrbí un post, pertenencia, sobre cómo cristina logró volver a ser abrigo de la mayor parte de la sociedad, remontando ese odioso 2008. Leyendo tu artículo, de como el kirchnerismo va construyendo, como que la gran masa que sin tener que ver para nada con la corporación agromediática en el conflicto por la 125 (el fundacional?) se recostó sobre ella como para, conciente o inconcientemente poner a prueba a la conductora de un proyecto de país que sea predecible en el tiempo. Y saltamos algunas vallas, otras nos las llevamos puestas, pero vamos llagando.

    Abrazo

  3. milonga

    Muy bueno el post, realmente genial. Ahora, es buenísimo sacarle el armado de las cédulas y pasaporte a la policía pero ¡que no saquen las cédulas de circulación! posta el documento no entra en la billetera.
    Pedraza se tiene que pudrir tras las rejas. Estas cosas no pueden pasar más, el descredito social hacia el sindicalismo se va a modificar cuando la mafia se termine y realmente los sindicatos funcionen para amparar al trabajador. Es complicado, pero se puede empezar haciendo justicia y poner un poco de límites.
    Saluddos!

  4. Pedro

    Interesante artículo, pero no estoy muy de acuerdo con la conclusión a la que llegas. Decís que el retorno masivo del electorado al kirchnerismo responde a que el oficialismo no dejá de revisar y toquetear el pasado, a veces tironeando para la izquierda y otras veces no tanto, identificandose en cierta medida con la conciencia del ser nacional.
    Considero que el electorado argentino es muy susceptible emocionalmente y la muerte tiene un valor agregado enorme en el escenario político del país, y el retorno de una parte del electorado a las huestes kirchneristas es porque murió Nestor Kirchner, lisa y llanamente.
    El de meter constantemente “el dedo en la llaga” creo que electoralmente tiene un efecto ambiguo, a veces ese efecto curativo al que aludís tiene una carga ideológica genuina y otras veces esta cargado de una hipocresía que repugna y el efecto curativo no es tal, y el electorado percibe estos vaivenes.
    Igual mecánica sucedió con la muerte de Raúl Alfonsín y una sociedad que por razones puramente emotivas volvió a darle a la UCR y al hijo la posibilidad de expresar su proyecto, pudiendo bien ser su reinaguración, como decís vos, cosa que no estaría mal, reinaguración como la del neoperonismo del 2003.
    Cualquier plataforma política, sea Pino, Cristina, Alfonsín, debe implicar constantes reinaguraciones luego del desguace del peronismo noventista.
    El kirchnerismo revisa el pasado porque el pasado vació el futuro, nuestros días.

  5. Juan Emilio Sala

    La verdad te felicito. Es excelente tu reflexión. Me encanta sentirme identificado con otra gente, y en este caso coincido plenamente con todo lo que mencionas. Creo que entendés a la perfección el kirchnerismo y lo pudiste resumir en muy pocas palabras. Saludos y adelante con este Proyecto Nac&Pop!

  6. Me quedon con “Todos hacen campaña prometiendo reinuagurar algo: Pino los trenes, Macri los 90, el radicalismo una reinauguración de sí mismo” EXCELENTE!

  7. Muy buena reflexión, a caballo de los tiempos, dinámicos y en ebullición.
    Pero a mí todavía me gusta anclarme en el peronismo para tratar de entender fenómenos populistas como el kirchnerismo del SXXI.
    Frentista, policlasista, y con un sostén “centenario” en las estructuras sindicales, que dicho sea de paso tiene millones de trabajadores afiliados.
    Y, a su vez, con los “pjs” municipales, provinciales, a veces organzando, otras movilizando, pero necesario al momento de enfentar elecciones claves.
    El peronismo, siempre tendrá su cuota de descrédito, si no es por l lado del “monstruo moyano” será por “el zurdaje de La Cámpora” que enviste contra todso y todas.
    Y por último todavía faltan dedso en la llaga: Urtubey, Gioja y Capitanich con su destrato, para ser amables, con las comunidades originarias, Casals y la bonaerense cazando pibes y Scioli con sus vaivenes…
    Abrazo militante.
    Prof GB
    memoria-identidad-y-resistencia

  8. Cómo me gusta este post. Cómo me gusta. Me lo chorearía. Mentiría que es mío incluso ante quienes lo denostaran. Justo venía pensando un poco en eso, en que el kirchnerismo es menos un actor que una regla de juego. El kirchnerismo es el nombre de las “rules of engagement” de la política de la segunda democracia. Y la regla número uno dice que no hay almuerzos gratis y que por lo tanto cada uno se paga lo suyo. El que pidió pizza y champán paga pizza y champán y el que comió una ensaladita con poquito aceite y jugo de limón para no cargar demasiado el buche deja diez mangos y deja que los demás se arreglen. Es duro pero es así. Todas las amortizaciones del poder no se pueden pagar por la caja de la presidencia de la Nación…

  9. María

    Comparto muchas de las palabras de Pedro.
    No queda claro como en un mismo argumento sostenés que el radicalismo tiene un claro dejo de herencias y tradiciones, y dos párrafos abajo asegurás que tiene que reinagurarse a sí mismo. En una de esas tenés razón, pero no x eso deja de ser contradictorio. Es más confuso, a mi criterio, la reinauguración que tiene que hacer el peronismo y el PJ de sí mismo luego de haber transcurrido la década del ’90 (si, esa de la que están los peronistas tan cansados y avergonzados de hablar) y saltado como quien no quiere la cosa al grandioso modelo kirchnerista, que la que tiene que hacer la UCR, partido que no solo no se averguenza sino que pone la cara y pide disculpas frente a lo que fuese necesario hacerlo. Ahí reside lo más coherente de su tradición, de su herencia: se equivoca (como todos) se disculpa, y sigue, sin olvidar, pero sin meter el dedo en la llaga de la historia.
    El kirchnerismo, que lo hace todos los días hace casi 8 años, tuvo consecuencias positivas y negativas. Muchas veces, muchas, lo hace y lo hizo sin ninguna necesidad, hasta con fines puramente lucrativos. Acá es donde a mi el modelo K no me cierra. Donde se me terminan las razones para justificarlo: dejemos de lado el debate izquierda- derecha, progresismo- conservadurismo. Si tiene en su haber medidas que generaron beneficios indiscutibles a la sociedad, me cuesta creer que todo tenga que tener un costo tan alto: la corrupción. O vamos a seguir negando el enriquecimiento patrimonial desmesurado y alevoso? O no nos ponemos de acuerdo con que este gobierno tiene gente en su gabinete que da verguenza ajena y es más lo que lo mancha, que lo que soluciona? Si el motivo de orgullo del electorado kirchnerista es su tinte y logros progresistas, están dispuestos a sacrificar por eso la salud de nuestras instituciones? de la coherencia, la honestidad y la transparencia? O resulta que no se llegó a reinventar del todo y hay una herencia menemista que todavía persiste en este gobierno? Tratemos de entender, si de meter el dedo en la llaga se trata, cómo de privatizar el estado y hundir la decencia republicana a inaugurar el “monumento a la corrupción” y meter preso a un sindicalista (no al más groso, que está vivito y coleando) se pudo dar el paso sin un obligado reinvento del PJ. Sino es más de lo mismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s