El fin del relato es volver al inicio

¿Cómo hay que leer el editorial de La Nación del domingo? Tómense cinco minutos, dificil que se repita. No creo que sirva para pensar la coyuntura, ni aportar para ningún elemento de análisis sobre la interna peronista/kirchnerista, no. Es otra cosa. Es una muestra más brutal y descarnada. Es, casi, un pedido de auxilio. Como cuando se dice que el asesino, en verdad, “quería ser descubierto, para así poder parar”. La Nación quiere parar, necesita parar. Necesitan pisar la pelota (esa guacha que también se llama realidad, o presente, y nunca para por más que queramos o lo necesitemos) y repensar el juego. Pero no, al igual que nos tocó a nosotros en los noventa, los tipos se la tienen que bancar como viene y replantearse el esquema interpretativo y reacomodar las brújulas de navegación a medida que sacan el agua de adentro del barco. Así es la vida, jodida. El fin del relato es volver al inicio. Por eso La Nación retoma la idea del fascismo. Es la idea de la que tratan de zafar las editoriales firmadas de Morales Solá y Mariano Grondona, cada vez con menos éxito. Es volver a armar el ovillo, volver al inicio, al origen del mal. A veces, cuando todo parece perdido, nos queda la indignación y las creencias más profundas. El peronismo es Mussolini. De eso se trata el editorial de La Nación. Indignación ante una sociedad que no se inmuta con el horror gubernamental que ellos gritan todos los días y, entonces, queda un retorno a las verdades primeras, a los ideales, a las sábanas limpias de la conciencia juvenil. Ésa donde todo es claro como el agua, aunque esa claridad sea de unos pocos. Es el exilio en Montevideo o Santiago a la espera de mejores tiempos después de la barbarie. Pero manteniendo las banderas. El viento viene de frente, no importa. En la columna somos cinco, no importa. La plaza está vacía, no importa. Es trotskismo de derecha (¿hay algún otro?). El editorial de La Nación es la renuncia al último juego de coyuntura mediática: romper el peronismo y construir desde ahí la alternativa. Ya no importa, ya no es ése el objetivo porque “El fascismo luchó, es cierto, contra el marxismo, pero con aun mayor convicción y aptitudes naturales lo hizo contra el liberalismo.” Es la renuncia por un motivo o por otro, a ir por Duhalde: o porque se ha comprendido que lo que puede desprenderse del PJ no es mucho más que dirigentes demasiado rancios y con pocos votantes, o porque se ha elegido, por fin, volver a construir un partido de derecha, liderado por un miembro de la familia. Volver a ser, por dios, liberales.  El editorial del domingo parece esto último, en tanto ese retorno a entender el peronismo como fascismo es el último salto hacia atrás antes de llegar (¡por fin!) al proyecto de Patrón Costas, un segundo antes del bing bang de las patas en la fuente. O no, tal vez sea el deseo volver a antes incluso, un pasito antes, antes de 1916, cuando si somos exactos, todo se empezó a ir al tacho. Cuando el comienzo de la política de masas puso en jaque al apacible granero del mundo. Porque después hubo que empezar a remendar la ropa. Hasta el 16 se podían llamar liberales, después fueron conservadores, después golpistas, después genocidas. Acordemos que no es un derrotero simpático para contarles a los nietos. Pero la historia no se repite. Ni siquiera, creo, como esa frase de Marx. Siempre me gustó poco esa frase del gran Carlos (Karl, va con K, que grande). Eso de la aparición doble, como tragedia y después como farsa. Es de una escolaridad ramplona, se parece más a una moraleja antojadiza de cuento infantil que a una interpretación a la altura de su autor. Pero volvamos, que no soy JPF y no me da para andar desplumando a genios en dos oraciones, ni siquiera a explicarlos. La historia no se repite y ahí está el problema de La Nación. ¿Cómo seguir? ¿Cómo seguir haciendo política en medio de este enchastre dictatorial? Porque en este país nadie tiene paciencia, eso es cierto. Todos quieren todo, ahora. El problema es cuando el deseo está separado de las herramientas para logarlo. Ese es el vacío de La Nación. Se está quedando sin ejecutores viables de sus planes políticos. Hace tiempo que se quedó sin las fuerzas armadas, hace menos se quedó sin el golpe de mercado, y hace todavía menos se quedó sin el poder de fuego mediático. Un demócrata de esos que uno quiere aunque sean terribles flanazos (o sea, un radical) les diría: “bueno, tienen los votos, las elecciones”. Ah, claro. Pasa que no es buen momento para un discurso a la altura de la necesidad política, de la sed ideológica de La Nación. Alguien que diga lo que debe decir. Ahí está el problema. Ahí puede estar alguna salida, también. ¿Se bancarán realmente, una candidatura de Mauricio, 100% “compañera”, pero con 20% de los votos?¿Pueden los dueños del país -porque , ojo, lector-militante, que no queden dudas que estos muchachos son los dueños del país, al menos hasta que les saquemos unas cuantas cosas más- tener tan bajo poder de fuego?¿Puede ser posible?¿Será eso la democracia, finalmente? Un sistema donde el verdadero poder no puede controlar al poder político, y por lo tanto se tiene que bancar la pesadilla cotidiana de tener al enemigo en casa. Puede ser, pasa que en ese caso, tendrían que cerrar el diario. O sea, el poder debería renunciar a la política y conformarse con las mediaciones oscuras, los hilos invisibles que le permiten controlar los resortes no sujetos a las decisiones estatales. Sería otro invento argentino. No creo, creo que seguirán los intentos. Aunque el filo, cada domingo, parece más cortante, y apunta para sí mismo. La Nación está esquizofrénica: sus reflejos comerciales le indican apuntar al público joven, a poner el blog de Lucas Llach, la columna de la JP Varsky, a Sarlo, a sacarse la naftalina de su propia historia. Pero sus reflejos emocionales, esos que son los que cuentan en los malos momentos, los lleva a escribir que “La regulación de los contenidos de los medios de comunicación, cuya genealogía se remonta al decreto 23.408 de la dictadura de 1943 y, de allí, al código mussoliniano sobre radiodifusión, de 1924. Los enfrentamientos con el agro y el dictado de medidas para perjudicarlo. La sobreactuación institucional de los gremios afines a la Casa Rosada. El exagerado culto de la personalidad y la sumisión de legisladores y gobernadores a lo que dispone el poder central. El abuso del poder de policía administrativo. El tendido de redes clientelares a través de favores prebendarios. La persecución de figuras independientes u opositoras a través del aparato de inteligencia del Estado. La exaltación de las corporaciones en detrimento de los partidos políticos. El avasallamiento de poderes independientes, sobre todo el Judicial. El alineamiento con regímenes autoritarios como el de Hugo Chávez.”  Es el fin de un relato, no un comienzo, porque a ese párrafo le falta una última oración, impronunciable en estos días: el pedido de los tanques.

Es un editorial para repartir adentro de las filas propias. Para que todos estemos avisados de donde está el enemigo. Para que nadie se confunda, para que nadie se extravíe pensando que hay que contar costillas propias más allá de lo razonable. Tenemos que estar adentro todos los que queramos que estar adentro. El afuera es ese editorial.

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo General

12 Respuestas a “El fin del relato es volver al inicio

  1. Fabuloso che. Así se escribe.

  2. Mejor no indagar en las posturas de LaNación en 1920-30, cuando veía con simpatía al fascismo como freno del comunismo, no?

    De paso, en esta pieza de museo nauseabunda hay una perlita: “Degüelle” por León Degrelle, líder fascista belga.

    Saludos.

  3. Pingback: Más recomendaciones para leer en verano (en la computadora, adentro) «

  4. manolo

    ¿El clivaje Democracia vs. Fascismo (Corporaciones) huele a naftalina?
    ¿Estas seguro?
    Chequea con los Compañeros no P, y fíjate cual es el resultado.
    Lo que plantea la Directiva Política de “La Tribuna de Doctrina”, en última instancia se trata de eso, esta relacionada con estos dos links.
    http://www.lanacion.com.ar/1348954-el-adios-a-aquella-turin-argentina
    http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=562614
    Hasta se dan el lujo de citar a Aricó y Portantiero, para darle “autoridad” gramsciana a su planteo.
    Tienen terror que la “Interna” de la UIA sea un fiasco, como la de la CTA; porque las “condiciones objetivas” de la Globalización vienen de culo, y las perdidas no solo serán materiales, sino que afectaran el Capital Simbólico.
    Cuando alguien grita en contra de los intentos de generar una Hegemonía; esta defendiendo la anterior.
    Y lo que esta en Crisis en la Argentina, mas allá de la Globalización, es la Hegemonía Cultural de los 80 y 90; y eso nos cabe a todos.
    ¿Qué puede salir de todo esto?, nadie lo sabe, porque no esta escrito; aun no se dio el “corte epistemológico” que plantea Artemio, para ver los que los “maestros” no quisieron ver.
    En fin, son tiempos interesantes.
    Un abrazo

  5. pepe

    Manolo esto es un argumento a su favor 🙂

    http://puedecolaborar.blogspot.com/2011/02/sandra-russo-forster-y-luppi-entre.html
    como se va a poner Artemio….

  6. ¿El ex presidente militar Aramburu?

    muy bueno, cualquiera diría que fue elegido por el voto popular

  7. Excelente, lo linkeo.
    A esa columna (la de LN, no ésta) le faltan dos cosas: La que sugiere Billi y la que dice el post:

    1.- “La subversión y el terrorismo que despuntaron a fines de los años 60 a sangre y fuego con los asesinatos de dirigentes sindicales como Augusto Vandor y José Alonso y del ex presidente militar Pedro E. Aramburu abrieron en la Argentina el turno de un peronismo de nueva generación”

    ¿Cómo fue? ¿Un día, a fines de los 60, un grupo de subversivos se despertó y dijo ‘vamos a matar infames’? ¿No pasó nada entre 1955 y fines de los 60? ¿No te estás saltando nada, editor de LN?

    2.- Lo que dice el post, ¡los tanques!: Ya que a LN le pegó la nostalgia, podría reeditar alguna vieja columna de Grondona de los años 60. http://documentos.hespanica.com/2010/01/mariano-grondona-ongania-caudillo-de-la-nacion/

    Saludos,

  8. Pingback: Pasado y futuro | Documentos

  9. Muy buen post!
    BTW, “Un demócrata de esos que uno quiere aunque sean terribles flanazos (o sea, un radical)”, increible!

  10. Fede, muy buen blog!
    Pero te faltan feeds de RSS (en el admin de wordpress lo debes poder poner) y una presentación de quien sos.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s