Chocolate por la noticia

“No tenemos candidato en la Ciudad, no tenemos candidato en la provincia de Buenos Aires. Con suerte vamos a llegar a 60 diputados propios en 2011 y en el Senado vamos a estar lejos de ser la primera minoría. Además, Hugo Moyano y el PJ, en contra”. Ese paisaje desolador lo pinta un histórico dirigente radical, que piensa que lo mejor para la UCR es dejar pasar el tren este año y tratar de acumular poder para pelear “en serio” la presidencia en 2015.

La nota de Sebastian Abrevaya en Página 12.

Desde que abrimos el blog (y desde antes también) insistimos en que el contra candidato es Macri. Y no por capricho, sino por fuerza de la necesidad. Las reformas kirchneristas, así como la repolitización a que se juega el proyecto, y ahora más, con el reforzamiento de la participación de militancia joven, hace casi imperioso la aparición clara y decidida de un espejo político, que exprese claramente al conjunto social (nada pequeño y muy poderoso) que ve todo esto con no poco horror y hasta desesperación. El radicalismo progre de Ricardito poco y nada puede aportar en todo esto, y menos figuras flojitas de pergaminos como el vice de….Cristina. Sanz es el tipo de radical que siempre pondrá por delante al partido y luego las posibilidades políticas externas. Todo esto tiene que ver con lo que venimos discutiendo en las últimas entradas: la idea de un país gobernado por dos partidos grandes, populares, que abarcan casi todo el espectro electoral e ideológico, es más un mito que una realidad histórica. ¿Cuando ocurrió tal cosa? Durante los primeros gobiernos peronistas no fue el radicalismo su contrapeso, sino los grupos de poder, la Iglesia y finalmente las fuerzas armadas. No existía posibilidad de “alternancia democrática”, ni equilibro en el Congreso, etc. Una vez que empezamos a ganar, no había forma de perder una elección más. Por eso los golpes se volvieron recurrentes, obligados para la clase dominante. ¿Durante la proscripción del peronismo? Y bueno, digamos que no fue un momento donde se pueda hablar de un sistema político en pleno funcionamiento. El interregno 73-76, volvió a mostrar que eran los factores de poder y las ffaa, así como la lucha interna, los verdaderos contrapesos del peronismo, con el final desgraciado que tuvo ese esquema. ¿Entre el 83 y el 2001? Y…puede ser. Siempre cuando adjuntemos la constatación de que ese entramado político de alternancia peronista-radical tuvo como soporte material la claudicación de ambos partidos a la dirección ideológica y económica de los factores de poder. Estos últimos, verdaderos ganadores la guerra de los setenta. Claudicación que hoy por hoy, ya no está presente ni en el FPV, ni en la UCR. La “colonización” partidaria por parte del pensamiento del establishment fue herida de muerte con el 2001. De ahí que los empresarios con deseos políticos hayan asumido, por primera vez, la tarea histórica de formar su propia escuadra, en el mismo año que nacía el kirchnerismo, allá por 2003. De ahí que la representación mediática de los intereses empresariales funcione como una malla perfecta y sin fisuras para el proyecto político de Mauricio. En definitiva: el enemigo es Macri, el radicalismo es un aliado de la democracia. Eso sí, habrá que ir pensando como hacer para que la historia no se repita y los correligionarios no vuelvan a quedar como furgón de cola del golpismo y la derecha. Bueno, también depende de ellos, no?

Anuncios

22 comentarios

Archivado bajo General

22 Respuestas a “Chocolate por la noticia

  1. Ernesto G.

    Fede,

    Me traés aquí las discusiones con hermano y amigos izquierdistas, que se fruncen aguerridos y dicen “combatir el bipartidismo” y bla bla bla. Sobre esta premisa construye doctrina (?) la izquierda. Es decir, sobre un garrafal error histórico. Una vez se metió en la conversación un amigo y los cortó en seco: “qué bipartidismo? acá en la Argentina desde el 45 hay peronismo y antiperonismo…que es otra cosa!!!”. Tal cual

    1946: peronismo frente a la union democratica, como si fuera la expresión integral del sistema político liberal….1955-1973: proscripto el peronismo, juegan el partido militar y los cívico-militares UCRP y UCRI, también el UDELPA, etc. … 1987: dos listas del peronismo, el oficial y la renovación…1995: gana el PJ menemista, segunda fuerza el centroizquierdista Frepaso y tercera el radicalismo… 1999: Alianza de partidos (UCR-Frepaso) y PJ…2003: todo fragmentado, tres presentados como peronistas (Duhalde, Rodríguez Saa y Néstor), el ARI y algún partiducho más…

    En fin, en sólo dos momentos se registra cierto bipartidismo: en la elección del 83 (y hasta ahí nomás, el PI y el Frepu jugaron como cuarta casi tercera fuerza durante los ochenta) y entre el 89 y el 93…nunca más!!! Hasta el 76 el eje fue peronismo y antiperonismo y desde el 83 siempre han habido terceras fuerzas con peso y el peronismo ha tenido sus divisiones partidarias. ¿Donde estan los democratas y los republicanos que se alternan para que todo quede igual? ¿Donde los democristianos y la socialdemocracia tan clasistas ellos? ¿Donde?

    En fin, da para más. Pero esta acusación implacable de “no aceptar” el bipartidismo hoy la retoma el ex cineasta de Sur y el propio cro. Martín S. Me da pena realmente, porque es una enorme mentira histórica y no se construye sobre la falacia y la falsedad. Pero se trata un poco de aquello que Artemio dice del progresismo: LA PRESUNTUOSIDAD. Así me hablan mis amigos izquierdistas viendome a mi peronista como un paria y ellos sabiéndoselas todas, pero siempre siguen siendo los mismos. “Cuanto más conozco a la izquierda, más amo a mi peronismo…”. Permiso, son presuntuosos, soberbios y pusilánimes.

    Artemio, el Conu, Martín R. y vos son mi cotidiano “cuadrado” bloguero. Gracias. Salutes, compañero.

    E.

    PD: Che, me pareció genial una contestación que alguna vez le diste a un trosco, algo así: “no puedo discutir con vos, perdoname. Desde pibe los considero enemigos”. Jajaja. Tal cual. Son parte del enemigo, la parte penosa y semidiota.

  2. Unfor

    No se. Es confusa la cosa todavía para mi.
    Creo que Macri tiene un límite infranqueable. En cambio la UCR, no.
    Si yo fuera operador opositor, aún habiéndose caido Cobos, buscaría inflar por ahí.
    No olvidemos que sin la UCR y más allá de Cobos, digo, con el intenso laburo que se tomaron para juntar los votos en contra, el papel relevante -que pudo tranquilamente haber desembocado en un golpe- lo tuvieron los radicales.
    Ni siquiera olvidemos que después de la estrepitosa caida de la Alianza, se dieron el lujo de co-gobernar con Duhalde.
    Y tampoco olvidemos que todos terminan buscándolo de alguna u otra manera (Gen, CC, PS…)

  3. horca

    Fede, el planteo es interesante, y hasta diría muy optimista. Toda la tarea política de la década por venir consistiría en armar un frente polipartidista democrático que incluya a los políticos demócratas para enfrentar a las versiones partidizadas de la derecha histórica y eventualmente sacarlos del tablero.

    Pero para mí, el gran salto adelante de la democracia argentina no se da por medio de la execración de Macri, cosa que también hay que hacer. Lo que los radicales tienen que garantizar para que los peronistas le concedamos algún respeto es la exclusión del Grupo Clarín de la vida democrática. Sé que estoy pronunciando ideas ortodoxas, kirchneristas puras. Pero pasa por ahí. Ya hay precedentes de un acuerdo innegociable con la UCR: vale todo, menos golpearle la puerta a los militares. Yo propongo que valga todo, menos golpearle la puerta a Clarín. Si los radicales aceptan esta consigna, van a poder terminar un mandato, cosa que no hacen desde… ¿Yrigoyen?

  4. Valentín

    Hay una frase en tu nota, que aunque a mí me resulta una tremenda obviedad, aún así resulta valioso escucharlo de un kirchnerista: que el radicalismo es un aliado de la democracia.
    El radicalismo es democracia pura en su doctrina (sí hubo y hay elementos personales desechables). La ley Saenz Peña debería llamarse en realidad Ley Radical.
    Porque fue gracias a los revolucionarios radicales de aquellos años que la misma se obtuvo, Saenz Peña solo dejo pasar lo inevitable.
    Y fue Perón una pieza importante en el golpe ultraminoritario del ’30, que inauguró la Argentina Militar, porque eso pasamos a ser a partir de ahí, fue el peronismo el que terminó de elevar a la corporación militar a la categoría de árbitro del sistema político. Ayudó a amigar con el poder a la corporación que después lo derrocaría.
    Y las reglas de juego cambiaron a partir de entonces.
    Hubo radicales que claudicaron y conspiraron (igual que el General en el ’30 o en el ’43), y hubo aquellos que se mantuvieron en la intransigencia, en la democracia, y es el ala que hoy y siempre en última instancia se quedó y lucho desde el partido.
    Estoy de acuerdo en que desde el ’46 hasta hoy son las corporaciones el contrapeso del oficialismo (radical o peronista), pero esto de ninguna forma implica que dejemos de entender la política como el debate de ideas y no con categorías bélicas.
    Esta visión del escenario político como una guerra contra la “corporación” militar, mediatica, agrícola, eclesiástica, o la que sea, justifica que quienes se asignaron el rol de heróicos pseudoprogres la peleen desde la corporación más reaccionaria y antipatria del ’83 hasta acá, el pejotismo.
    Mi enemigo no es Macri, porque es simplemente la derecha bárbara, berreta, mi adversario (evito hablar de enemigo, porque le reconozco méritos) es el pseudoprogresismo maquiavélico: son los cientos de Jaimes y Albistur que abultan sus fortunas a costa del pueblo, la constante corrupción en cada reducto burocrático del aparato político, el minúsculo empresariado argentino cercano al gobierno que en nombre del nacionalismo se constituye en la nueva oligarquía argentina, los eternos jerarcas sindicales que desde el lugar donde deberían defender a los trabajadores amasan fortunas adulterando medicamentos para el cáncer, el SIDA, la hemofilia.
    No quiero que el comentario parezca una crítica al kirchnerismo en pos del macrismo, reitero que a mí el mismo me resulta simplemente insignificante como adversario político.
    Porque si bien el bipartidismo está acabado, también lo está la opción militar. Si bien existirá un porcentaje de la población nostálgica de aquellos años, no me cabe duda que es minoritaria.
    Creer que dicho electorado es el enemigo a vencer no es más que una técnica del oficialismo para hechar mano de alianzas y métodos eticamente repudiables que de tratarse de otro enemigo, como por ejemplo, un partido democrático, merecerían una crítica mucho más fuerte de su electorado y la propia militancia.
    Saludos.

    • Valentín: en el 30 Perón era cadete, pero además hizo su atucrítica, cosa que no hicieron los radicales respecto al peronismo. Y en el 43, los militares no derrocaron a un gobierno democrático, precisamente. Fue un golpe contra el régimen oligárquico que se iba a perpetuar de la mano de Patrón Costas, candidato apoyado por un sector del radicalismo. Pero además de todo, el peronismo se constituye como fuerza política desde 1945 y no antes. Desde es momento nunca jugó para ningún golpe, cosa que sí hizo el radicalismo desde el 55 para delante. Ahora, más allá del debate histórico, dime cuales son tus aliados y te diré quien eres:
      -criticás a la corporación sindical. ¿Como hacés contrapeso contra las patronales?
      -¿el PJ es la corporación más reaccionaria y anti patria desde 1983? donde quedan entonces las demás corporaciones…esas que vos nombrás, justamente-.
      -Decir que Jaime o albistur son los progres del kirchnerismo, es una chicana. Muy berreta. Y como es berreta te respondo en los mismos términos: juzguemos la ética del kirchnerismo por Estela Carlotto.
      Pero, no claro, el enemigo/adversario no es Macri, que gobierna la principal ciudad del país, tiene 20 puntos de intención de votos, una alianza en bandeja con Reutemman, Duhalde y demás peronistas disdentes y su penosa gestión resguardada por los grandes medios privados. No, no, el enemigo es un ex funcionario del gobierno nacional, al que se le pidió la renuncia hace más de un año….
      Valentín, elegí mejor los enemigos, no sea cosa que se te transformen en amigos….

  5. ecv

    Horca,
    el último radical que terminó su mandato fue Marcelo T. de Alvear (1922-28). No hay que olvidar ese nombre tan significativo en la historia del radicalismo, por los intereses sociales que representó.
    Y tampoco su derivado, “alvearización”.

  6. Valentín

    No era “cadete”, era Capitán. Perón tenía 35 años, estuvo presente en una parte importante de las reuniones donde los milicos fascistas del grupo Uriburu conjuraban contra Don Hipólito, y colaboró en todo lo que pudo desde la Escuela Superior de Guerra, a las órdenes del coronel Descalzo. Esto está en los borradores sobre la revolución del ’30 escritos en el ’31 por el General, biblia para desentrañar su verdadera ideología, junto con su discurso del ’44 en la Bolsa de Comercio.
    Tampoco es cierto que el peronismo desde su existencia como tal no conspiró nuevamente para derrocar gobiernos, en el resto de los golpes hubo colaboracionismos de un peronismo unido o desde alguna pata.
    Pero evitando la cuestión histórica, que no viene al caso.
    La presión a las patronales sería más efectiva desde una organización más democrática, menos corrompida, y con una representatividad real, cosa que la CGT actualmente no tiene, no hay elecciones porque los delegados de planta son bajados a dedo desde arriba (puede haber formalmente alguna, con valor puramente simbólico), y en muchos gremios la mayoría de los afiliados son por captación de otros gremios de base y filiaciones automáticas. La representación real, es decir, el trabajador asalariado que con plena autonomía decide afiliarse a un sindicato, es ínfima.
    La CGT, si bien a la hora de negociar las paritarias tuvo aunque sea la decencia de no darle ni cinco de bola al aumento de precios del INDEK, es actualmente una institúción totalmente vertical, mafiosa, corrupta, arcaica. Algo hay que hacer, es necesario, primero, cárcel, para el tipo que adultere un troquel de medicamentos para el SIDA (más de uno habrá seguido su tráfico hasta algún hospital), segundo, una transformación institucional que implique una reparación moral de una institución que tiene a sus espaldas una función realmente noble, importante.
    No es necesario, para defender la participación salarial, sindicalistas con medios de comunicación, con empresas recolectoras de basura en 13 municipios, constructoras, hoteles, con empresas tercearizadoras (!!!), etc etc, los eternos jerarcas de la CGT actualmente frenan cualquier intento de una repartición real de la riqueza, por su propio conservadurismo (desde que Onganía les dio el control de las obras sociales, cosa que Perón jamás hubiera hecho), la pasan bien tal cual están las cosas.
    La alta jerarquía sindical tiene mucho más en común con un empresario que con un trabajador de su rama.
    Porque considero antipatria a una corporación como el pejotismo (incluyo al sindicalismo arcaico en el mismo), justamente por haberse vuelto tan corporativo el movimiento de mayor base social de la argentina, son las mismas manzaneras y los mismos barones cuyo poder territorial sirvió de sustento al neoliberalismo hoy sirve de sustento a este nacionalismo de amigos.
    Una corporación no es inherentemente buena ni mala, es gente que suma intereses particulares para darle fuerza colectiva al reclamo.
    Y por eso el pejotismo es peor, torno corporativo un capital social que sinceramente veía al peronismo como su representante (mirás un segundo La Matanza, distrito con una pobreza del 60%, pobres que hace 30 años son el combustible de la imparable maquina electoral pejotista del municipio).
    El resto de las corporaciones son defensoras de intereses, los cuales no deben necesariamente combatirse desde el Estado sino que este debe sopesarlos con el bien común en busca de equilibrio. No discuto la autoridad moral de estas corporaciones (repudiable, como la de todas las corporaciones), te aclaro, soy ateo y no comparto los reclamos de la SRA, pero reconozco que la mayor parte de la población es católica (en declinación) y somos un país subdesarrollado en lo industrial y agricola-ganadero. Por lo que corresponde al Estado mediar, arbitrar, transformar en hechos el cambio de creencias o la redistribución de recursos en pos de un sector en ascenso.
    El peronismo transformo su capital social de los estratos bajos y medios bajos en capital electoral, en siervos.
    No digo que el resto de los partidos no adolezcan de arbitrariedades, seguro que si, pero el pejotismo se resigno hace años a entender la política de esta forma, y ya practicamente el afiliado elige ignorarlas, y si las ve, porque se las choca de frente, no las castiga.
    Reitero mi indiferencia hacia la amenaza macrista, primero, porque esos 20 puntos de intención de voto dudo que sean tales, el opositor mejor posicionado según Poliarquía (que resulta de los más creíble que hay en el medio) sería Alfonsín.
    Realmente te parece que hay una alianza en puerta con Reutemann?, no coincido para nada, este personaje payasezco anunció que se bajaba de la carrera presidencial, criticó a Duhalde (el cual dijo que el candidato del PJ federal debía salir de ahí y no de otro sector, en alusión a Macri) y el colorado De Narvaez que es el que tiene la papota se cortó solo para la provincia, y no mide bien. Estos tipos entre ellos no se toleran, no han presentado ni programas, ni se organizan para una campaña común.
    Además al único electorado que pueden apuntar es al peronista ortodoxo y el kirchnerista desencantado, ambos estratos reducidos, el primero por no haber muchos (no es chicana, realmente, habrá un 10, 15% de votos duros peronistas, y un 7% radical, el resto del electorado es fluctuante), y el segundo por el reciente deceso de Kirchner.
    Cuando me referí a esos funcionarios, fue a modo de ejemplo, mi enemigo es esa práctica política, es la cultura política que impera en el país desde el 89 hasta acá. Vos te crees que la corrupción se reducía a Jaime? Que solo el, que administraba $63000 millones en subsidios al transporte cobraba los retornos, y el resto del acto político (la pareja presidencial inclusive) no lo vió, y cuando lo hizo se “espantó” y pidió su renuncia?
    Crees esto, es creer en cuentos de hadas.

    • fedevazquez

      OK, llegamos al lugar donde te pregunto: desde dónde hablás? quien se “salva” en tu pintura de la Argentina? a quién pensás votar si las elecciones fueran mañana? Embarrate un poco, mostrá a tus representantes, porque discutir desde la nada no tiene mucho sentido. saludos.

      • Valentín

        No tengo problema, de presentarse creo que votaría la fórmula Alfonsín-Binner (que no se salva de mi pintura enteramente, paso a optar por el mal menor), de no hacerlo, no sabría decirte, jamás un Cobos o un Solanas, calculo que impugnaría.
        Aunque no le veo relevancia, lo que dije arriba es basicamente lo que piensa acerca de los tópicos que vos me presentaste en el comentario anterior, y respecto al enemigo macrista que mencionas en tu nota.

        • horca

          Valentín, que osciles entre Alfonsín y el voto impugnado no nos resulta emocionante, ni ejemplar. En fin, otro genio que despotrica extensamente contra la “cultura política argentina” y que cuando tiene que votar, se inclina por antigüedades abstractas como el anhelo argentino de una socialdemocracia europea o el honestísimo voto a Clemente. En fin, hay gente que todavía se confunde 2011 con 2001. Debe ser por haber escuchado tantos discursos en la tele sobre la nueva política, que tendría que venir, estaba viniendo, vino, se fue, ah, oh.

        • yo creo que no Valentín, en verdad no querés que gane Ricardito, menos Binner. Vos tampoco te imaginás a ellos gobernado. Pero bueno, las encuestas, el clima de opinión, los medios, etc, te permiten “saber” que probablemente el FPV gane las elecciones, lo que te abre la puerta para que vos (como tantos otros) puedan hacer un voto “a conciencia”. Pero estoy seguro que no querés que otra vez las cosas se vayan a la mierda, que vuelvan los gurúes de la city a manejar la economía, que otra vez haya represión, que otra vez algún cuco ponga al Estado y la sociedad patas para arriba (fue la hiper, el déficit fiscal, y mañana pueden escudarse en la crisis mundial). Pero estás en todo tu derecho, nosotros cumpliremos la tarea cívica para que vos duermas tranquilo, sabiendo que no te ensuciaste las manos.

          • joni

            fede, horca: que sacrificio el de ustedes…gracias.
            gracias por tanto bien, ojala la patria les reconozca poner el cuerpo por todos nosotros, tan indiferentes ante este huracan de justicia social y desarrollo nacional.
            Doble reconocimiento entonces, a este gobierno por su obra y a sus sacrificadísimos, comprometidos y solidarios votantes.

            En realidad lo que pienso es que no da para rasgarse las vestiduras cuando se habla de política con el mismo sacrificio que se puede hablar de fobal.

            “duerme duerme negrito, que tu mama esta en el campo…”

            yo voto a psur, pero me parece una gilada preguntar eso todo el tiempo, porque en los 90 no había a nadie a quien votar y no por eso había que callarse ante “el mejor presidente desde aquel general” como dijo el muerto. Y en los 80 alfonsín era mejor a todo lo que vino después. Y duhalde fue mejor q carlo’, de hecho instalo el modelo economico q ustedes sostienen. asi que me parece que es un atajo cuando se acaban las respuestas.
            Besos. Feliz año.
            Pd: no sé capaz que hablo al pedo y la militancia de ustedes pasa por mucho más que votar y opinar a favor del pj y moyano y andan metiendo las manos en el barro de endeveraz.

            • Si, hablás al pedo. Pero si te ponés tan mal porque alguien se meta con la moral de tu voto, tampoco se justifica mucho que empieces a rastrear cuanto barro hay en las manos de cada uno. Otra moral para la falta de argumentos. Joni, tus manos están limpias de barro porque las estás poniendo en un teclado. Igual que yo. Nuestro punto de encuentro, de discusión, de militancia, es acá. Hay otros ámbitos, por supuesto, y cada uno hace su tarea.
              Volviendo a la cuestión que nos ocupa: hay quienes entienden su voto como un derecho individual, burgués, privado. Otros como un momento de acción colectiva, la más colectiva de todas. Políticas de masas en serio, si querés. Ante esa situación podés optar por una política vanguardista, elitista, privilegiando “tus” ideas, “tu” moral, o acompañar las salidas políticas reales de las mayorías. Y si, ante cada disyuntiva hay una elección. Jamás votaría para sacar el 5% de los votos. Es igual a votar en blanco. El voto no es para calmar conciencias individuales, es para cambiar algo. ¿Que cambiás logrando que Pino saque el 6% de los votos? ¿Cuántos trenes reabrís? ¿Cuántas minas cerrás?…..

              • Joni

                yo no me pongo mal, ni rastreo nada,
                me da risa la epica de este gobierno mediocre y sus fanaticos clasemedieros que se creen salvaguarda de los intereses populares con el mismo modelo economico q duhalde.

                ¿en 2009 en capital votaron para ganarle a macri o por convicción burguesa individualista…?
                tas chapoteando.
                vallan a votar a Obama.
                la metropolitana es peor que la bonaerense y peor que la federal? a quien elijo? elijo…de puta.

  7. Pingback: ¿Se puede perder? « El blog de Abel

  8. joni

    vayan.
    alpargatas zi

  9. Ernesto G.

    Che, qué hinchapelotas estos que vienen a discutir morales y culpas (más propias que ajenas)! Por qué no se van al confesionario de su secta/pyme política? Porqe estaría bueno discutir más ideas que manos sucias y barros falseados…en tal caso este es el lugar para esos propósitos, yo tmbién meto la pata, etc, etc.

    En fin. Te bancamos, Fede. Salutes.

    E.

  10. Valentín

    Horca, Fede:
    Tanta retórica barata para terminar diciendo absolutamente nada.
    Nunca intenté dar lecciones de moral cívica, pero si tomo mi decisión ciudadana con dosis de moral, les pregunto, ¿cómo podría ser de otra forma? Legitimar a todo un gobierno, más allá de sus corruptelas y constantes inmoralidades, por la razón superior de que está logrando… ¿qué carajo esta logrando? Nada, solo algunas decisiones aisladas que fueron acertadas (AFJP, AUH, propuesta antes por todo el arco político opositor), ningún cambio estructural.
    Uds eligen creerse que están en la sierra maestra peleando una trifulca heróica contra una corporación malvada, y ahora no les queda otra sostener esa visión porque de otra forma la humillación sería insoportable (acuerdense lo que costaba encontrar un antimenemista en 1995, y en 1997 era practicamente imposible encontrar uno que admitiera haberlo votado).
    No están en la cierra maestra, están, como bien dijiste Fede, atrás de un teclado amparados por todas las comonidades burguesas de un Franco Macri o un Cristobal Lopez (ellos, en un grado mayor, pero sin diferencias de naturaleza), peleando contra un monopolio desde otro monopolio.
    En fin, pura mediocridad.
    A toda la clase media acomplejada por haber usufructuado tanto y tan bien los ’90 de la mano de los peronistas (porque Menem es igual de peronista que Kirchner) el kirchnerismo le brinda un combo impecable, les permite realizar una virtual expiación de ese pecado (como lo hizo Nestor, ferviente menemista en el pasado) sin poner un peso, mientras papá la sigue alzando con pala. Redondo.

    • horca

      Valentín, el que se siente un héroe peleando en Sierra Maestra sos vos. Nos lanzás tus abombados análisis de la historia argentina y nos proponés la candidatura de Alfonsín… Sé que tu verdadero objetivo es que nos muramos de risa, pero no te vamos a dar el gusto. Cuando tengas algún argumento que supere la lobotomía mental de creer que toda la política se puede comprender desde la crítica a la corrupción, escribilo. También te dejamos, claro, el derecho a redactar tus mediocres análisis de historia argentina, pero lamentablemente creo que nadie te va a dar bola, porque tu sapiencia orgullosa nos aburre. Y ni siquiera sos bueno para insultar, así que desde el punto de vista retórico, son todavía más berreta que nosotros.

  11. Valentín

    Jajá, vos si lograste sacarme alguna risa con tus comentarios.
    Yo no creo estar peleando ninguna guerra ni me creo parte de ninguna epopeya épica, como uds, con argumentos bastante berretas, que algunos incorporan por efecto repetición (mucho 678), otros por pobre desempeño intelectual, y otros deliberadamente. Vos estas entre el primero y el segundo.
    Creo que el problema de la Argentina es político, y la corrupción ocupa un lugar mayor no por el impacto económico que pueda tener en el presupuesto sino porque la política es docencia, y estas configurando el sistema de valores de toda una sociedad desde la Rosada.
    Uds eligen darle una importancia menor, el famoso axioma peronista “roban pero hacen”, porque históricamente han robado descaradamente del heraldo público, incluso hoy, las diferencias del robo para la corona entre un ciclo y otro son meramente de monto.
    Bueno, como en tu último comentario no aportaste un solo argumento al debate en torno al post, como no lo haces en casi ninguno de tus repetitivos post en este blog (les cambias apenas algunas palabras para adaptarlos al tópico), no tengo mucho mas para decir.
    Reconozco que no soy bueno insultando, nunca intente serlo tampoco.

    • ANAANDA

      Valentín,
      Éstas cosas no se hacen, porque en mayor o menor medida todos tenemos nuestras ignorancias y estamos repitiendo aunque más no sea fragementos de discursos ajenos, lugares comunes de nuestros mentores intelectuales… Pero, bueh, en medio de tanto término como “corruptelas” e “inmoralidades”, que sólo puede leerse con voz de Lilita (de Lázari?) indignada, ahí va la corrección: “…han robado descaradamente del ¡¿¡HERALDO¡?! público…”
      ¿Quiso decir “erario”? ¿Gerardo? ¿el ario?
      En fin. Insisto: esto de andar señalando pifies ajenos no se hace. Es de forista de La Nación ansioso por enrostrar errores de ortografía. Pero no encontré mejor manera de señalar que, amén de andar repitiendo discursos ajenos, lo estás haciendo de oídas. Y, amén de hacerlo de oídas, el discurso ajeno que elegís forma parte de una retórica que ha quedado viejíiisima y no entra en ninguna discusión seria, en ninguna universidad y en ninguna crítica elaborada. El discurso honestista e indignado ante la corrupción de los políticos, que deja pasar el robo a mano armado del Capital, vota para perder y dormir tranquilo para que nos gobiernen desde el sillón de Rivadavia o el del CEO, los Macri del mundo.
      Seguí así.

  12. Pingback: Las razones de una decisión. « Con una Ele

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s