Lo que deja el acuerdo

1) Terminar con la conspiración: la que sea. Hay algo cierto e irrefutable y es que un gobierno es orden. La sucesión en pocas semanas de tres episodios de violencia que terminaron en muertes por protestas sociales asustaba por la tendencia in crescendo y la memoria gubernamental de los “diciembres”. La conspiración tal vez no tenga una estructura de conducción reconocible (a esta altura, Duhalde está sobrevalorado, parece una burbuja financiera) pero no importa, alcanza con que haya muchos micro emprendimientos que busquen sacar provecho de la debilidad del gobierno. La fortaleza del Estado es imprescindible. En este sentido, aunque no se actue ahora, hay que tenerlo claro: el serrucho viene por adentro. Las declaraciones de Pepe Scioli (más cercanas a Macri que al gobierno nacional, en el tema inmigración y villas y en coincidencia con el sonoro silencio de su hermano) muestran el derrotero inevitable de algunos personajes. Ojalá sea en un futuro lejano, lejanísimo. Pero no tiene sentido construirse un sueño tranquilizador de un peronismo mítico, de destino inevitablemente unitario y de contenido inexorablemente popular. Scioli, De Narvaez, Reutemman, De la Sota y Macri. ¿Cómo les suena cada nombre? Por separado y juntos. La “conspiración” es con las cartas marcadas. Y hasta sobre la mesa. No hay sorpresas, no hay traiciones. Volviendo al tema, el acuerdo termina con la semana Soldati, la gente sale del predio, terminan las aventuras violentas. Los que querían el río revuelto se quedaron sin agua.

2) Poner la pelota en la ciudad. Un peso vos un peso yo, es el corazón del acuerdo entre Ciudad y Nación. Y la segunda clausula clave es que el primer peso lo pone la Ciudad y la Nación agrega su parte. Igual los pesos no van a aparecer en lo que quede del mandato de Macri. El imitador de Freddy Mercury compró tiempo para seguir con su….gestión (?), diría el Conu. Pero el déficit habitacional estará de ahora en más en el listadito de preguntas incómodas, para las cuales el macrismo no tiene respuestas convincentes.

3) Mantener la bandera de la no represión al conflicto social. Aún con muertos a cuestas los reflejos del gobierno nacional fueron en la misma dirección que desde 2003. Ya posteamos sobre la idea de diferenciar direcciones de velocidades, forma de ver la política que nos separa de otros compañeros. La dirección te marca un rumbo, te fija metas, objetivos y métodos. La velocidad habla de cuánto avanzaste, qué ritmo le diste a ese rumbo, pero por definición es un elemento secundario para analizar el proceso. El esquema sirve para pensar Soldati. La velocidad de reacción se puede cuestionar, pero la dirección de una decisión política fundamental de la democracia se consolida con la creación de un Ministerio de Seguridad al mando de Nilda Garré. El kirchnerismo tiene una constante: al gesto le sobreimprime otro gesto. Como si el nombramiento de la ex diputada de la JP en el 73 y ex ministra de Defensa no bastara, se nombra como segunda a la fiscal que investiga el asesinato de Mariano Ferreyra. Es un gobierno que se construye su propia cama de clavos, para ver si se la banca. Eso es grosso.

4) Marcar la cancha con el verdadero adversario. En Acquaforte siempre apostamos a Mauricio. Se viene el tiempo de Mauricio y su derecha a la europea. Ese es el proyecto a derrotar y no las simpáticas miradas de candidatos que no tienen el menor interés en gobernar. Cuando habla Ricardo Alfonsín pareciera que hace un esfuerzo porque los votantes se acuerden de los gobiernos radicales. Y pide perdón. Y levanta la voz, enojado de que “siempre nos dicen las mismas cosas, que no sabemos gobernar…” Enternecedor. Mauricio es otra cosa y sus eventuales aliados tienen sed de poder, porque es la sed del Poder. Ese que si no estuviéramos en el 2010 estaría ensayando otras opciones además de la electoral. Por eso Macri es central. El gobierno necesitaba ( y lo logró, en parte) mostrar la inoperancia de la Ciudad y después arrastrarla a un acuerdo en la Rosada. Macri no se reunió con Cristina, se reunió con Aníbal Fernández. Todo un símbolo de jerarquías políticas. Como todo conflicto serio, lo de Soldati muestra y evidencia posiciones  y relaciones de fuerza. En limpio, el gobierno nacional “solucionó” el conflicto, aunque con retraso y hasta con algo de maliciosidad. Pero lo arregló. Y remarcó sus credenciales ideológicas progresistas con relación a los inmigrantes y a la represión de la protesta social. El gobierno de la Ciudad reforzó su imagen de no gestión, y también redobló sus principios ideológicos, buscando soldar el voto de un sector (muy amplio) que cree que los bolivianos y paraguayos son un peligro, una amenaza latente, un mal a extirpar.

PD: A dos voces. Filmus hace los deberes, pero no es un hombre con estrella, con carisma. Hay un problema: pareciera que tiene miedo. Está como dando lección. A veces aprueba a veces no. Nunca es contundente. Larreta cae seguramente peor, pero conoce las mañas, sabe lo que tiene que defender y lo que no, dónde meterse, que contestar. El que le gana a todos es el que menos set de televisión tiene: Alejandro Salvatierra. No es  D´elia remixado. Sabe que gana haciendo amigos. Se pone al lado del vecino que se oponía  al toma, “nosotros estamos con ustedes, no queríamos estar ahí”, hace foco en el problema de la vivienda, se lo explica a la audiencia que nunca pisó una villa, no quiere ser un testimonial de la “lucha social”, quiere salir, quiere ser parte, se quiere morfar el mundo. Ojalá, ojalá.

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo General

12 Respuestas a “Lo que deja el acuerdo

  1. Je. Si, si. Igual no sé si son interpretaciones que choquen mucho, más bien resaltamos cosas distintas. Vos decís que, simplificando un poco, que del conflicto mostró fisuras en el gobierno y una cosa más homogenea en el macrismo. Y es cierto, comparto. Lo cual no invalida decir que el gob. nacional mantuvo sus convicciones, sortear zancadillas varias de “conspiradores”, y volver a poner la pelota del otro lado.
    Yo relativizaría el triunfo de mostrar un sólo discurso por parte del macrismo, en tanto se basó en la inacción absoluta y el pedido de intervención del gob. nac.
    Por otro lado, pensando tu punto de crisis de gabinete, pensaría dos cosas:
    1- El kirchnerismo actuó siempre sin mucho mapa. Sobre la coyuntura intenta maniobrar sobre sus convicciones. Y esa improvisación hace mover las aguas, tal vez demasiado.
    2-antes de la muerte de Néstor ya asomaba una crisis o fisuras en el gobierno (la famosa nota de Verbitsky sobre Aníbal y Scioli….) y el primer conflicto importante desde ese momento, creo que la hizo resurgir. Me parece que Cristina empieza a usar ese caudal político para marcar territorio hacia adentro.

    Abrazo…

  2. A esta altura -y voy a tratar de que no suene pedante- no sé quién es más adversario para CFK, si el radicalismo de un comité en cada pueblito o Macri y su intento fallido de derecha aggiornada. Creo que ambos pueden dignamente disputar un segundo puesto que, si Alfonsín no se avispa, puede caer en manos del PRO.
    La opción preferida del macrismo era algo así como una operación clamor del peronismo federal, previa “proscripción” del kirchnerismo. No se va a dar, mal que le pese a muchos que -vista la ¿gestión? de Macri- ya no deben ser tantos, en realidad.
    Creo que el saldo de lo que pasó, a grandes rasgos, es un macrismo corrido hacia la extrema derecha, la reaccionaria, y un oficialismo nacional corrido hacia el centro. Cosa que a mí, visto el clima electoral, me parece muy bien.

    Saludos.

  3. Martin

    Creo que esta claro que hoy en dia, el rival (no se si para preocuparse pero si para prestarle atencion) del oficialismo es Ricardo Alfonsin y no Mauricio Macri. No podemos comparar a uno con el otro si tenemos en cuenta que si salis de la Pcia. de Bs As el PRO carece de una estructura partidaria. En cambio el frente que esta formando Alfonsin junto a Binner, Stolbizer, etc, posee una estructura a nivel nacional que se encuentra consolidada y respaldada por mucha gente que cree no haber sido tenida en cuenta por este gobierno y que tiene muchas ganas de participar. Otra diferencia que suma para Alfonsin es el modelo de gobierno que piensa llevar a cabo, ya que incluye a un sector de la sociedad muchísimo mas amplio, el cual le va a ser disputada al oficialismo.

  4. jornero

    El kirchnerismo tiene una constante: tras el gesto, el puñal. Caamaño viceministra como gesto, desarmar la investigación por el asesinato de Ferreyra, como puñalada. Garré como gesto, el control de la fabricación y la comercialización de armas para De Vido como negociado.
    Como todo móvil puede estar impulsado por varias fuerzas, incluso por fuerzas sentido de contradictorio ¿Cuál es la dirección resultante de la combinación de estas fuerzas? ¿Hacia dónde marchan las banderas?
    La exaltación de la militancia juvenil como gesto, el asesinato de Ferreyra como negocio. El trabajo con Milagro Sala como gesto, los anónimos asesinatos en Formosa como votos en el Congreso. La crítica de la xenofobia como gesto, los asesinatos de Bernardo Salgueiro, Rosemary Chura Puñ y de Juan Quispe como especulación política.

  5. María

    Estoy de acuerdo con Martín. Macri es el mejor (o peor?) adversario que puede tener el gobierno. Es gorila, pedante, irracional, ignorante, y torpe.
    El movimiento que está desplegando Ricardo Alfonsín a nivel nacional es merecedor del mayor de los respetos por parte del oficialismo, y de cualquier otra fuerza. Lilita ya demostró que tiene los pies plantados en Júpiter, el peronismo federal ya no se en que consiste con Duhalde tan pegado a cuanto despliegue de quilombo exista, y Pino durmió su candidatura en el momento en que la anunció

    • Todo puede ser. Pero piensen que después de la 125 y hasta no hace tanto, el candidato seguro seguro a derrotar era Cobos. Ahora ese lugar, en parte, lo ocupó Alfonsín. Mañana puede ser Sanz. O Cobos de nuevo. Pero Macri está ahí clavado como segunda o tercera opción nacional desde hace tres años. Es una referencia ideológica, pero también es votable por gente que en otras ocasiones votó al radicalismo, al peronismo, a la Ucede, etc. Veremos, yo creo que la remake radical sale tercero en 2011…

  6. OPQS

    Opino igual que Martin.
    Que esto sirva para ver los errores que se cometieron. Es importate este analisis lo haga gente con capacidad de autocritica, que pueda identificar los errores que cometió el gobierno nacional y no solo el PRO.
    Los votantes del PRO no van a votar al Kirchnerismo, y mucho menos al reves. Los votantes del PRO fluctuan dentro de un mismo sector y ellos se tienen que ocupar de capatar la maxima cantidad de esos votos.
    El gobierno creo que tiene claro esto, porque eso no es novedad que durante el ultimo año, los dardos iban para el lado de Pino Solanas y otros opositores mucho mas cercano a la direccion del actual gobierno que a la derecha de Macri.
    Entonces, olvidemonos de estar criticando por cada cosa que haga a Macri, porque nos convertimos en unos repetidores de Slogans (como me dijo @angiedeeeee en twitter, pero por decirle algo malo sobre el gobierno http://twitter.com/#!/angiedeeeee/status/13675287413784576 ).
    No me considero oficilista, pero creo que no lo hago, principalmente porque no me gusta la falta de autocritica que está habiendo ultimamente en el oficialismo.

    Saludos
    OPQS

  7. Nacho

    Fede,

    Te leo porque siempre me aportas ideas valiosas, pero hay cosas de tu post con las que no concuerdo.
    Despues de 7 años (7 años son un monton de años), esto de la “direccion y velocidad” es solo una linda racionalizacion. Me hace acordar a esa otra que se usa mucho “todo proceso tiene contradicciones” o la alusion a la “realpolitik”.
    En cuanto al acuerdo, tenes razon, el gobierno nacional soluciono el conflicto, pero el texto del acuerdo es macrista. ¿Como es eso de “los que tomen un terreno, publico o privado, no podran ser beneficiarios de ningun plan de vivienda presente o futuro”?

    Saludos
    Nacho

    • Bueno, sí, es una racionalización, una forma de ordenar la realidad para pensarla. El tema es si es válida, si ayuda a comprender o no. A mi me parece que si. En el caso del tema Soldati, el conflicto sirvió para que el gobierno avanzara sobre la Federal. Profundizó la dirección que tomóen 2003 respecto a las fuerzas de seguridad y la represión de la protesta. Ahora, sobre la cuestión de fondo de las viviendas, ahí el gobierno tiene mucho menos pergaminos ganados y no parece haber “radizalización” en este punto. Y aunque haya una, hacer casas no es cambiar un funionario ni crear un ministerio, se va a ver recién en un par de años.
      Por último: el acuerdo no es “macrista”. Insisto: el punto fundamental es que ante el desborde represivo se pone el acento en la seguridad, pero entendiendo que esto es “control sobre los que dan la seguridad”. Primer punto de diferencia con Macri. segundo punto: Macri, aunque no lo haga, quedó con la necesidad política de hablar de viviendas, de pensar su próximo presupuesto con relación a esto, etc. El gobierno nnac. pone un peso cuando la ciudad haya puesto el suyo.
      El punto que señalás de quitarles a los ocupantes posibilidad de entrar en cualquier programa de viviendas si mantienen las ocupaciones o hacen nuevas es una manera débil (cuando te autolimitaste a reprimir, las opciones de hacer valer el poder del Estado se acortan mucho) de frenar otras tomas. Los diarios de hoy reflejan este problema: se “solucionó” Soldati, pero aparecieron otros focos. ¿Qué señal darías, hoy, ahora, al resto de la gente que tiene necesidades habitacionales? Alguna perspectiva de que se va a solucionar (ahí tendrá que venir el mega plan de viviendas que hasta ahora no hubo) y otra de contención y de freno.
      saludos.

      • Nacho

        Si Fede, tenes razon.
        En realidad me di cuenta que me quede entrampado en ese juego tan pegadizo de encontrar la contradiccion entre discurso y praxis, que a veces te termina monopolizando el pensamiento sobre determinado tema.

        Si bien sigo pensando que esa clausula del acuerdo es “macrista”, tambien podria reepensarlo en concreto y sacar dos conclusiones “era lo que habia que hacer y decir” y “esa clausula jamas se cumplira”, no me imagino el acto concreto de un funcionario sacandole un plan social a un tipo que tomo un terreno.

        un abrazo y gracias
        Nacho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s