Archivo mensual: octubre 2010

Fecha de vencimiento

27 de octubre de 2010. Fecha de vencimiento de algunos -no todos- discursos opositores, así como de cierta articulación cultural-periodística, también. La frontera de esas mercancías vencidas puede representarse entre los que pudieron estar en el velatorio y los que no: Macri, De Narváez, Alfonsín y Binner pudieron entrar. Duhalde, Cobos, Carrió y Pino, no. Es una linea transversal a la oposición (¿vuelve la transversalidad? Bueno, muchos no creímos nunca que eso era un proyecto fracasado…). Es bastante sencillo: el primer pelotón son los que, aún en un contexto favorable al gobierno, tienen algo que ofrecer a un sector importante de la sociedad. Son opciones posibles. Para nosotros no deseables, obvio, pero posibles. Mientras que en el segundo grupo, se amontonan los que no entienden el contexto histórico actual. Sus brújulas son inservibles, hacen foco en cuestiones que la sociedad ha superado como debate (los Juicios por ejemplo, en el caso de Duahlde), o suponen una República Imaginaria (como Carrió), o le pifian a los contornos reales que tiene la disputa entre el campo popular y las corporaciones (Pino).

No acusemos. Comprendamos. Es el camino más fácil para ganarles. Comprender al otro. Kirchner identificó acertadamente que la usina opositora eran los grandes medios. Que, además de Magnetto, están conformados por periodistas de carne y hueso. Es sintomática la columna de Leuco. Es reveladora.  Es…perfecta. Y hubo otras, la Fontevechia por ejemplo. No es casualidad que fueran escribas ocasionales o sistemáticos de las opciones políticas que se vencieron el día 27.  Hay que dar cuenta de ese vacío. El de ellos. El nuestro es claro, y habrá que ver como se llena. El de ellos es, también, importante. La máquina no se detiene para nadie y la necesidad de producir palabras más o palabras menos, implica que deberán encontrar un nuevo discurso. Por ahora, los referentes de ese espacio político cultural que están hablando, parecen estar reconsiderando sus variables analíticas. Dicho más directamente: la compleja cáscara discursiva que se basaba en una mirada pos política, pos ideológica, y que por lo tanto debía encontrar “los negociados” del kirchnerismo para mostrar la inexistencia de proyecto, se cayó. O la tiraron. La tiró la gente que se movilizó, que lloró, que vibró. Tengo una sospecha incomprobable: más de uno de ellos tuvo sensaciones parecidas desde el miércoles.  Hace una semana, Tenembaum resumía exactamente el trasfondo de esa mirada vencida: “Son políticos. Ni más ni menos. No pensemos que quieren otra cosa, no los elevemos a una categoría idealista que no tienen”. Claro, cuando mi hermana decide ir con mi sobrinito de un año a la Plaza, cuando una viejita encorvada se aguanta no se cuantas horas de la cola para ser parte, la tesis se derrumba.

Yo no saldría a decir que son unos mamarrachos. No saldría a decir lo evidente. No saldría a cobrar la libra de carne. El triunfo se completa cuando se incorpora (parcialmente) al otro. Hoy hay más kirchneristas que ayer. Hoy Leuco da menos asco. Hoy, mientras nos secamos las lágrimas, es un día mejor.

PD: Ya leí y escuché cientos de veces  en estos días “el fallecimiento de Kirchner”. Y lo vuelvo a leer y el estómago se cierra, y no lo puedo creer. Y no lo puedo creer.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo General

Cinco emociones

La garganta es un nudo desde el miércoles a la mañana. Por momentos pasa, pero sólo para volver al rato. El cuerpo duele. El cuerpo. La cosa pasa por el cuerpo. Se activa la memoria histórica física. Ya sentimos antes la política en el cuerpo.  Lo sentimos en esos discursos iniciales de 2003, cuando bajó el cuadro de Videla, o en las declaraciones desde el atril en Casa Rosada en la primera presidencia (“¿Y ahora que irá a decir?”). Esas cosas tenían su consecuencia física en nosotros. No era, como hoy, el nudo en la garganta, era un cosquilleo en el estómago, una adenalina interna que aparecía mientras escuchábamos y veíamos como ese tipo corría otra vez y otra vez el límite al que estábamos acostumbrados. Kirchner nos pasa por el cuerpo. Ojalá no sea la última vez, ojalá que volvamos a sentir eso.

—————————

¿Qué es “el proyecto”? Elegir, más que nada.  Elecciones binarias, casi siempre. A quien privilegiar, de que lado del mostrador ponerse, para donde inclinar la balanza. Kirchner fue eso. No escribió 20 verdades, ni propuso una Comunidad Organizada. Tampoco deja un recorrido previsible de por donde seguir, qué transformar y cómo hacerlo. Pero la sombra de Néstor va a aparecer detrás de cada decisión, cuando alguien desde la presidencia tenga que definir quien gana y quien pierde.  Para nuestro orgullo, desde el 2003, el gobierno eligió innumerables veces a los débiles, a las víctimas, a los excluidos. No es un programa, pero es un rumbo, es un norte.

———–

¿Se terminó el kirchnerismo? ¿Empezó el kirchnerismo? Las voces, las imágenes, la plaza de ayer no parece el fin de algo. No parece.  Parece la confirmación brutal y triste de que algo al final se había soldado entre Kirchner y la gente, más de lo que pensábamos nosotros mismos. Si en el Luna Park se había congregado un anillo de militancia joven, ayer se le sumaron varios anillos externos más. Pero tal vez sea, también,  la entrada final del kirchnerismo en el peronismo: veo a cinco tipos que llevan por el corredor de acceso, sobre sus hombros, una Virgen con fotos de Kirchner pegadas a los costados. O el santiagueño de cara curtida que cuenta que hizo 800 km para estar ahí. Y la marea de gente, que no paró de llegar. No parece el fin de algo, no parece.

—————–

Hay una dimensión absolutamente inconmensurable, por lo inédito y por el volumen. “El primer presidente de Sudamérica” dijo Evo, como si fuera un chico que escribe una lección en el pizarrón, sin importarle que la maestra lo corrija, tontamente: “no..Evo, .secretario de la UNASUR”. La cara desencajada de Lula, que vino a horas de que se juegue su propio proyecto político en Brasil. Eso no es protocolo, eso no es “acuerdo estratégico”, eso es sentirse compañero.

—————

Que chiquitos, que poca cosa parecen los otros. Los que no pudieron ni acercarse a Cristina, los que se arrastraron pidiendo entradas para el velorio como si fuera un VIP de un desfile de moda. Muy poca cosa. A veces nos confundimos, porque todos aparecen en la tele, todos juegan el juego. Pero es una ilusión, la mayoría de las veces. Cuando aparecen los cuerpos, cuando los cuerpos se mueven, vibran, se manifiestan, la niebla se disipa. Y todo se ve más claro.

12 comentarios

Archivado bajo General

La bicicleta no va a quedar estacionada mucho tiempo. Ahí vamos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo General

Un vacío lleno de contenido

El dolor es enorme. Estar justo hoy en Montevideo, lo hace todo más insoportable. Para nuestra generación, se nos murió el único referente que supimos tener desde que hacemos política. De a poco, como podamos, tendremos que seguir. Su muerte es un vacío lleno de contenido, una ausencia que deja una obra y una elección de rumbo. Es bastante, es muchísimo. Fuerza Cristina. Un abrazo desconsolado a todos.

4 comentarios

Archivado bajo General

Diez tesis mirando al Sur

1. De la unidad a la integración.

Desde los tiempos de Simón Bolívar y José de San Martín, la idea de la unidad latinoamericana fue construyéndose como un sueño, como un horizonte político compartido, pero de lejana concreción. Desde el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1824 hasta la incursión del Che en Bolivia, desde los levantamientos indígenas de Túpac Amaru en el siglo XVIII hasta la Cumbre de 2005 en Mar del Plata que puso fin al proyecto del ALCA, o desde el ABC de Perón a la idea de Estados continentales desarollada por Methol Ferré se puede constatar la persistencia de una búsqueda que va más allá de las fronteras nacionales. Pero en ese largo proceso histórico se fueron reconociendo también las particularidades, las diferentes identidades, que en estos doscientos años (o quinientos, o miles según se mire) fuimos creando. Así, la idea de la unidad, en el sentido de un solo elemento que se reagrupa para disolver sus componentes previos,  va dejando paso a la idea de integración, que plantea la coexistencia de lo que nos une y nos diferencia. Se integra lo diverso, se integra lo distinto, no para “volver” a una supuesta identidad rota pre-existente, sino para crear, para construir una nueva. Finalmente, la integración es un proceso inacabado, a ser completado en sucesivas etapas de construcción política, sin un momento fundante y único, sino de muchos y contradictorios avances y retrocesos. Los tiempos de la integración son, inevitablemente, los tiempos políticos de cada país, de cada patria chica.

Las otras nueve -que son las mejores- están acá.

1 comentario

Archivado bajo General

Búmeran

http://www.clarin.com/politica/Aseguran-identificado-presunto-Mariano-Ferreyra_0_358764399.html

Basta de inventar fantasmas. Cabeza fría y resultados.

3 comentarios

Archivado bajo General

Elogio de la incomodidad

La marcha era lo esperable, aunque con menos gente de la que suponía. Prácticamente no hubo gente suelta, una marcha de organizaciones, de aparatos. De burocracia militante.  Las otrora imponentes columnas del Polo Obrero sufrieron la merma que conlleva un crecimiento del empleo (tercerizado, formal o directamente en negro) sostenido por varios años. Las columnas de los partidos de izquierda, aunque relativamente magras, tienen al menos hoy un salpicado de trabajadores, de gente con overol, algo que no se conseguía poco tiempo atrás. Pero no fui ahí a contar costillas ajenas. Fui porque creí que había que estar ahí. Otros compañeros, afines y/o militantes kirchneristas también pensaron lo mismo, por suerte. Me crucé con algunos. Pero no tuvimos una columna a la que sumarnos. Como sintetizó bien el compañero l. en Corrientes y Callao: “acá no hay contención política”. Un argumento fácil y tonto le respondería: “no se podía ir, sería provocación.” Mmm. Ahí estaba, por ejemplo, Nuevo Encuentro, con todos sus dirigentes: Sabatella, Raimundi, Vilma Ibarra, Cerruti. ¿Estaban cómodos? ¿Estábamos cómodos? No, fue el reino de la incomodidad. Y está bien, pero había que bancársela. También había una pequeña representación de la FTV, CTA de una y otra lista, Carta Abierta. Hubiéramos tenido que ser más, tendrían que haber estado otras organizaciones, especialmente la juventud. Porque el muerto, el asesinado, era un joven, y hacía política. Muchachos, hay que empezar a definir algunas cosas: ¿Pedraza es nuestro? ¿Bancar al gobierno significa bancar todas sus alianzas coyunturales, hasta sus ramificaciones más indirectas y putrefactas? No, Pedraza representa lo peor. Pedraza no es del palo. Y no hay que bancar todo. Hay que bancar lo esencial, lo que le da sentido al pro-yecto. Y marcar lo que lo desdibuja, lo que lo debilita. El momento de esplendor trotskista va a durar mucho menos que la euforia del reino de asambleas populares. Ese no es el problema. El problema político es no tener cómo decirles algo a los pibes que hoy entran a un mercado laboral que todavía tiene las reglas no escritas (y escritas… también) del neoliberalismo, de la flexibilización laboral. ¿Qué les vamos a decir? “Bueno, mirá, hace unos años vos no tendrías trabajo”. Es cierto, pero eso parece más  un reclamo de viejo rezongón que  una propuesta. Mientras nos enamoramos de la ley de participación en las ganancias para los trabajadores en blanco de grandes empresas, venimos a descubrir que el piso se nos abre por abajo, mucho más abajo…en fin. .Mientras masticamos todo esto, al menos hay que poner mínimamente las cosas en su lugar: los que mataron, presos. Ojo que acá se juega algo más importante que unos votos en el 2011, se juega el margen de acción futura del sindicalismo. Del que sea. Por eso la comodidad obscena de Ramal y Mirtha Legrand hoy al mediodía, como chanchos despotricando contra “el poder de los sindicatos”. Burócratas, agregaba Ramal como si eso marcara alguna diferencia para la Señora o para los televidentes.  Quieren que el River de la CGT se transforme en una cancha de papi fútbol de Moyano. Y no están tan lejos en su objetivo. Esconderse o inventar salidas cómodas para la conciencia kirchnerista, lo acerca todavía más.

10 comentarios

Archivado bajo General