Una más y no jodemos más

Faltan hacer muchísimas cosas. Pero en verdad bastante menos que hace 8 años. ¿No? Digamos, por ejemplo, que difícilmente vuelvan los DDHH a ser un eje plataforma política relevante, como tampoco lo será el régimen jubilatorio, o la creación de tal o cual plan social.  Si hasta el gran debate cultural de la Ley de Medios parece ir dejando el espacio para su implementación, indefectiblemente gris. Incluso la batalla perdida de las retenciones móviles es una victoria opositora que se achica día a día: ¿Cuántos dirigentes opositores van a finalmente votar una desfinanciación del Estado en favor de Biolcatti & cia? Mmm… La guerra de 2008 nos convirtió en gurkas a nosotros, pero también a ellos. Para pruebas está Solá, que pensó que ahí nomás se venía el chavismo final y ahora se encuentra en problemas para articular un discurso coherente.

Ahora: ¿Qué  falta para afirmar que dimos un paso sin retorno?

Los gobiernos de Néstor y Cristina fueron y son gobiernos estatales. De reconstrucción estatal. Se puede discutir si la desigualdad bajó mucho, poco o nada. Si el índice Gini o Jony, si la corrupción es menor o mayor que antes, si esto es una mierda o no, ponele. Pero es (casi) indiscutible que hoy hay un Estado más fuerte. Hay más Estado, hay mejor Estado. Hay un Estado más rico. Es, en algún punto, como dicen por ahí en las radios: “una Anses rica con jubilados pobres”. Y un poco es así. Pasa que eso no es malo. A lo sumo habla de un ciclo todavía incompleto, pero quién puede pensar en jubilaciones dignas con una Anses quebrada. O sea. Reconstrucción estatal.

Pero hay un talón de aquiles, que todavía se discute poco, pero que intuímos puede ser el centro de un debate próximo: ¿qué impuestos a qué personas les va a cobrar ese Estado en reconstrucción para mantenerse financiado?

No se me ocurre una pregunta más central, más política, más determinante para los próximos años que ésa.

No se me ocurre una mejor agenda de debate que haga saltar en mil pedazos a la oposición como ésta.

Es, también, aprovechar uno de los últimos cartuchos ideológicos-culturales que el kirchnerismo todavía no gastó: hay, todavía, una mayoría social que cree en la frase “que paguen más los que ganan más”. Hay que usar ese sustrato cultural progresista todavía presente. Te pido, kirchnerismo, que hagas una última movida de piso. Abrís la discusión ahora, para cerrarla sobre 2011. Con un crecimiento del 7% de este año, ya está el colchón de recursos para terminar el mandato sin ahogos financieros. Después, habrá cuatro años para acomodar las cuentas.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General

2 Respuestas a “Una más y no jodemos más

  1. Totalmente.
    La pregunta empieza a ser ¿quién va a garpar todo esto?
    Saludos!

  2. ¿Q leían los políticos en su infancia para terminar como son ahora? Contrapunto: EL quijote de Lilita vs la caperucita roja de Cristina..Con el enlace se ingresa al blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s