Archivo mensual: julio 2010

Insistimos: algo no cierra

Los dos gobiernos exitosos de la democracias fueron alianzas más o menos claras entre distintos sectores sociales, que pactaron explícita o implícitamente, un programa de gobierno. El menemismo y el kirchnerismo fueron eso. El primero -en una alianza largamente esperada y preparada- logró encolumnar diversos intereses de la elite económica con un sector de los trabajadores industriales y sectores medios. La productividad política salta a la vista en la profunda trasformación del Estado y las lógicas económicas que nos dominaron desde entonces. El kirchnerismo -de manera menos lineal, como suele suceder cuando los sectores dominantes no llevan la voz cantante- supuso también una alianza entre sectores del empresariado (industrial, Pymes, agrarios hasta la 125), trabajadores sindicalizados, movimientos sociales y también sectores medios, con una impronta reparadora frente a los daños del neoliberalismo.

¿Cuál sería  el esquema de gobierno de las oposiciones actuales? Cabría suponer que como contraposición a un gobierno confrontativo con las corporaciones empresariales y sus satélites culturales (grandes medios, Iglesia, etc) la oposición se estructuraría desde su antagonismo, así sea en forma moderada. Es decir, volviendo a poner la oreja a los reclamos de esa elite que en los 90 creyó cerrada la historia y que hoy mastica bronca por los ocho años de ostracismo político.

Pero a los modelos y esquemas los vomita Dios. La puja política real desnudó que los intereses concentrados no tienen hoy por hoy una representación política coherente, y que el rumbo de crecimiento económico los obliga a posicionamientos menos abroquelados que en otras etapas. Y también, que la lucha política concreta terminó colocando como conductor estratégico a un grupo particular de esa elite: Clarín. El problema, “lo que no cierra”, es que ante la eficaz avanzada oficial por morigerar el poder de fuego hegemónico del multimedios, el resto del conglomerado de intereses corporativos e ideológicos quedó preso de una conducción que no piensa en ellos, sino sólo en su supervivencia. O sea, a Clarín poco le importa por dónde pegar, sino pegar. Poco le importa si para lograr el reemplazo gubernamental se tiene que vestir del Ché o de Bush. Sus intereses ya no se corresponden al resto de sus pares. Esto no sería tan determinante y preocupante para los verdaderos dueños del país, si la oposición política tuviera poder de reacción propio. Pero la realidad muestra que, saldando un déficit de unidad profundo, el Gran Diario asumió la conducción fáctica de orientar la agenda política de esa oposición. De esta manera se termina de producir el giro: Clarín inicia campaña sobre el tema de los jubilados, y a la semana la oposición presenta un proyecto acorde. Más de un peso pesado de nuestra burguesía debe estar agarrándose la cabeza cuando ve a todo el arco político buscando la manera de aumentar el gasto y al multimedios dando letra en el mismo sentido. El dejavú de la Asingnación Universal Por Hijo, digamos.

Hoy, empiezan a surgir esos temores:

“Desde el Congreso se está corriendo

por izquierda al Gobierno,

con una medida popular

que hoy no es financiable”

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo General

Yo vivo en una ciudad…

…que deja que pasen cosas como ésta:

Por ahora, la nota está perdida en la info general de La Nación. Clarín!, che, Clarín!…nada no?

Deja un comentario

Archivado bajo General

Quedate Diego

Porque jugamos bien. Y la mejor prueba fue el maradonianismo que tuvieron que ensayar esa sub especie humana conocida como “periodista deportivo” entre el primer partido y el último. No importa lo que digan ahora, importa lo decían del equipo hasta el momento fatal, después es el diario del lunes.

Porque somos uno de los mejores equipos del mundo. Como un ente sin voluntad, ayer me quedé viendo Paraguay-España. Parecía un partido de la primera ronda. A nosotros nos tocó una final anticipada y la perdimos. Irse porque te ganó Alemania no puede ser un fracaso.

Porque la selección nacional es una forma de representación popular. Ni la más democrática, ni la más importante, pero es una. Habría que votar al director técnico, habría que votarlo. Y yo no tengo dudas de que lo votaría a él.

Porque el director técnico es un símbolo, ni más ni menos. Para ganar y perder los partidos están los jugadores. Y Diego es el mejor símbolo.

Porque Messi no explotó, porque el equipo tuvo momentos muy buenos pero no la rompió, porque en el último partido nos faltó jugar en otro nivel. Todo lo que quieran. Pero a menos de un día de perder, el centro de todo es Maradona. El único problema de este equipo es que Maradona no pudo entrar a jugar.

Quedate Diego. Dale.

2 comentarios

Archivado bajo General

Se decidieron por no ser gobierno

Hace 10 días decía que la oposición estaba en una encrucijada:

Si, en cambio, la suba en las encuestas por parte del matrimonio, la fragmentación del espacio opositor y la auto evaluación de que corren graves riesgos de repetir la historia del 99-2001, es la conclusión mayoritaria del arco anti, la estrategia será otra. Los gurkas tomarán el centro de la escena, para construir una oposición testimonial, por derecha, por izquierda, por arriba y por abajo. Trotskista. Una inflación de discurso delirante, una cantidad de promesas irrealizables, una radiogarfía de la Argentina imposible y mentirosa.”

Y bue, parece que van por ahí. El 82% móvil y el poder a los soviets.

El problema es ya antiguo: la conducción opositora no reposa en ninguna estructura partidaria (que, con más lógica, debería ir moderando sus actitudes de cara a un posible gobierno en 2011) sino que está en aún en las oficinas del Gran Diario Argentino.

Las oposiciones, al estar tan fragmentadas, encuentran así una forma de conducción política sin obligación de cónclave alguno, tan solo el breve y solitario ejercicio de desayunar con Clarín.

Los problemas son múltiples. Anotamos dos:

1-Están siguiendo a un león herido. Su dueña casi fugada, sus negocios en jaque, su credibilidad en picada. Seguir a Clarín no es -hoy por hoy- seguir la línea de los intereses concentrados de la economía. Muy por el contrario, significa un reflejo a destiempo, una demostración de desconcierto político. ¿Qué intereses defiende Clarín, además de los suyos?  El campo, ese aliado que el diario supo enaltecer durante el 2008 ya camina solito, con representación parlamentaria incluida y precios internacionales en alza, sin mucho ánimo de guerra política con el gobierno. Clarín está ante el peor de sus destinos: de ser un grupo económico clave, tótem de la opinión publicada, está a punto de convertirse en un…diario.  Que siga conduciendo a Silvana Giudici, vaya y pase. Que lo haga con ciento treinta y pico de diputados, treinta y tantos senadores, varios gobernadores y un vicepresidente, es otra cosa.

2-El gobierno está más loco que ellos. Ya les pasó con la Asignación y con las jubilaciones. Los sueños se pueden hacer verdad con un poco de decisión política. ¿Qué pasa si el gobierno se sube a caballo de la propuesta? ¿Dónde va a quedar el soporte social de la oposición? La UIA, el campo y el resto de los aliados sociales de la oposición ¿cómo verán un nuevo avance del Estado sobre la riqueza acumulada? La brújula está tan perdida que hasta terminan desdibujándo su perfil “antipopulista” en pos de una promesa que ellos no pueden cumplir y el gobierno podría llegar a capitalizar. Están jugando con fuego, pero por sobre todas las cosas, están reconociendo implícitamente que no tienen ningún interés en gobernar a la Argentina. Tanto mejor.

1 comentario

Archivado bajo General