Insistimos: algo no cierra

Los dos gobiernos exitosos de la democracias fueron alianzas más o menos claras entre distintos sectores sociales, que pactaron explícita o implícitamente, un programa de gobierno. El menemismo y el kirchnerismo fueron eso. El primero -en una alianza largamente esperada y preparada- logró encolumnar diversos intereses de la elite económica con un sector de los trabajadores industriales y sectores medios. La productividad política salta a la vista en la profunda trasformación del Estado y las lógicas económicas que nos dominaron desde entonces. El kirchnerismo -de manera menos lineal, como suele suceder cuando los sectores dominantes no llevan la voz cantante- supuso también una alianza entre sectores del empresariado (industrial, Pymes, agrarios hasta la 125), trabajadores sindicalizados, movimientos sociales y también sectores medios, con una impronta reparadora frente a los daños del neoliberalismo.

¿Cuál sería  el esquema de gobierno de las oposiciones actuales? Cabría suponer que como contraposición a un gobierno confrontativo con las corporaciones empresariales y sus satélites culturales (grandes medios, Iglesia, etc) la oposición se estructuraría desde su antagonismo, así sea en forma moderada. Es decir, volviendo a poner la oreja a los reclamos de esa elite que en los 90 creyó cerrada la historia y que hoy mastica bronca por los ocho años de ostracismo político.

Pero a los modelos y esquemas los vomita Dios. La puja política real desnudó que los intereses concentrados no tienen hoy por hoy una representación política coherente, y que el rumbo de crecimiento económico los obliga a posicionamientos menos abroquelados que en otras etapas. Y también, que la lucha política concreta terminó colocando como conductor estratégico a un grupo particular de esa elite: Clarín. El problema, “lo que no cierra”, es que ante la eficaz avanzada oficial por morigerar el poder de fuego hegemónico del multimedios, el resto del conglomerado de intereses corporativos e ideológicos quedó preso de una conducción que no piensa en ellos, sino sólo en su supervivencia. O sea, a Clarín poco le importa por dónde pegar, sino pegar. Poco le importa si para lograr el reemplazo gubernamental se tiene que vestir del Ché o de Bush. Sus intereses ya no se corresponden al resto de sus pares. Esto no sería tan determinante y preocupante para los verdaderos dueños del país, si la oposición política tuviera poder de reacción propio. Pero la realidad muestra que, saldando un déficit de unidad profundo, el Gran Diario asumió la conducción fáctica de orientar la agenda política de esa oposición. De esta manera se termina de producir el giro: Clarín inicia campaña sobre el tema de los jubilados, y a la semana la oposición presenta un proyecto acorde. Más de un peso pesado de nuestra burguesía debe estar agarrándose la cabeza cuando ve a todo el arco político buscando la manera de aumentar el gasto y al multimedios dando letra en el mismo sentido. El dejavú de la Asingnación Universal Por Hijo, digamos.

Hoy, empiezan a surgir esos temores:

“Desde el Congreso se está corriendo

por izquierda al Gobierno,

con una medida popular

que hoy no es financiable”

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo General

3 Respuestas a “Insistimos: algo no cierra

  1. Buen post, pero desacuerdo con un par de cosas. La caracterización del tipo de alianza que construyó Menem la veo mas bien como una alianza entre la Burguesía, sectores sindicales lumpenizados (Barrionuevo) y los sectores mas desposeídos de la sociedad, paradójicamente (aún recuerdo la foto de la señora Zuberbüller con su criada en la Plaza del Si y las elecciones del 2003; fue masivamente votado en los barrios mas humildes del conurbano).

    Los sectores medios apoyaron en gran parte, es verdad, pero siempre fue un apoyo “a su pesar”. Con su tradicional miedo al ridículo, ese caudillo un tanto estrafalario de patillas, trajes brillosos y zapatos blancos fue soportado en tanto y en cuanto pudiese derramar las mieses del 1 a 1 y sus correspondientes viajes por el mundo (uno de los íconos de la sensación de bienestar de la pequeño-burguesía), pero jamás fue considerado “uno de los nuestros”; era la encarnación de la tradicional visión del “groncho con plata”. Cuando el modelo empezó a temblar, fue la clase media la primera en abandonar el barco -ese barco al que insisto se subió a su pesar- y “descubrieron” la corrupción, Tony Cuozzo, etc. La burguesía -mucho mas inteligente- no tiene esos pruritos porque no necesita identificarse con nadie, son los generadores de las formas y contenidos que se derraman hacia su hinterland, la clase media, que los adopta como misterio de fe.

    Y lo segundo que discrepo -o mas bien discrepo a futuro- es si Clarín puede reagrupar a toda la derecha detrás de sus intereses. Hoy por hoy la respuesta es no, la situación es cómo vos la describís, la fracción de la burguesía que representa el oligopolio esta en contradicciones con el sector industrialista de la misma pero creo que de aquí en mas la presión para que surja EL candidato natural que destrone al kirchnerismo irá in crescendo; el Contrato Social para el Desarrollo de Bergoglio, donde juntó a casi todo el arco opositor y por primera vez se pone blanco sobre negro lo que se espera del futuro presidente es una muestra de como se esta operando; pocas veces en la historia de nuestro país la Iglesia -que adora moverse en la sombras como el Príncipe- sale a la luz a ponerle el cuerpo explícitamente a un objetivo de gobierno. No sería extraño que con el correr de los meses, los intereses agro-financieros terminen por disciplinar detrás de su proyecto a los otros sectores de la burguesía (ya pasó con Onganía) y a sus empleados, llámense Peronismo Federal, UCR, Pro, etc; sea por miopía, sea por omisión, creo (y ojalá me equivoque) que los intereses macro de clase pesaran por sobre ciertas discrepancias.

    Saludos.

  2. fedevazquez

    Sobre la caracterización del menemismo, bueno sería para otro posteo, pero cuidado: trabajadores lumpenizados no la veo, por el contrario fueron importantes sectores sindicalizados, con derechos, agremiados para defender sus obras sociales, etc. Que no nos guste su opción política es otra cosa. Lo de la clase media, algo de lo que decís hay, pero también fue importante su apoyo para la reelección del 95. O sea, tanto unos como otros huyeron del proyecto menemista después, cuando la recesión golpeó la puerta, y es lógico que fuera así.
    Yendo a lo del post, lo que digo es que por ahora Clarín y una oposición política sin proyecto económico son los que manejan la agenda, por fuera del gobierno. Eso es, por ahora, una realidad. De ahí que me pregunte si los demás factores de poder económico del país seguirán viendo pasivamente como unos y otros avanzan con más aumentos del gasto público. Algo que va en contra de sus intereses de clase, digamos. A futuro, puede ser como vos decís, tranquilamente. Habrá que ver.
    Saludo.

  3. El Trosco

    A ver… yo creo que la burguesía no puede prescindir de una alianza de clases para gobernar: el menemismo y el kirchnerismo fueron formas particulares en las que se articuló esa alianza política necesaria para cualquier gobierno relativamente duradero del capital. La alianza política de la burguesía supone necesariamente un proyecto sustitutivo y redistributivo, porque no es sostenible el dominio burgués sin fábricas con trabajadores y sin retenciones y otros para repartir mejor el ingreso. Esta necesidad explica el fracaso del poder agrofinanciero a la hora de construir una alianza de clases genuina y duradera. La burguesía necesita una alianza de clases para hacer sus negocios y la forma actual de esa alianza es el kirchnerismo. ¿Qué otra fuerza puede garantizar variables macroeconómicas estables y arbitraje salarial?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s