Ser testimonial o ser gobierno

Extraño, pero lo que era la encrucijada de las fuerzas progresistas y populares hasta hace unos años, es ahora la de las fuerzas de derecha y/o conservadoras. La oposición, o las oposiciones, se preparan para dos escenarios bien distintos. Después del Mundial, se viene un replaneto serio de las estrategias usadas hasta ahora

la 125/momento insurreccional,

el 28J/ganamos, gobernamos,

y el Bicentenario/¿Qué nos pasó? A unirse que se acaba el mundo.

Se viene un momento clave, y tiene que ver con la lectura realista que cada sector opositor realice, ante una pregunta sencilla:

“¿nos preparamos para gobernar en 2011?”

Obviamente, no se trata de una decisión libre de condicionamientos, por el contrario, la excepcionalidad tiene que ver con que en gran medida será la acción del gobierno lo que determine de qué manera se responde a esa pregunta.

Los escenarios opositores se bifurcan como senderos borgeanos, de acuerdo a qué se respondan.

De creer sinceramente que los espera un turno de gobierno en 2011, la/s oposiciones tendrán que cambiar muy drásticamente su discurso. En parte para ganar votos, pero más que nada para dar marcos de previsibilidad y gobernabilidad.  Pero, a diferencia de lo que pasaba en los noventa, estas dos palabritas tiene hoy un condimento muy distinto: un mix complejísimo entre establishment y demandas populares, entre agenda progresista y desarrollista y armados territoriales non sanctos. Tendrán que dar respuesta afirmativa a la continuidad y profundización de la AUH y los horribles subsidios de todo tipo, al tipo de cambio y las relaciones exteriores, por decir algunos temas esponisos. La consecuencia obvia de optar por esta vía sería la de una baja importante en la irritabilidad opositora par con el accionar del gobierno que, quieran o no, deberán incorporar como parte de su oferta electoral. Kirchnerismo sin Kirchner, en algún punto. Hay dos problemas con esa estrategia: por un lado tendrá un inevitable efecto positivo en la consideración de muchos votantes opositores hacia las políticas oficiales, en tanto sus referentes políticos comiencen a hablar bien de ellas. Y en segundo lugar, el que lo haga tendrá el fantasma de Lavagna en 2007, cuando al ex minsitro le resultó muy difícil conquistar voto masivo con un discurso hiper moderado y no confrontativo con las medidas centrales del gobierno.

Si, en cambio, la suba en las encuestas por parte del matrimonio, la fragmentación del espacio opositor y la auto evaluación de que corren graves riesgos de repetir la historia del 99-2001, es la conclusión mayoritaria del arco anti, la estrategia será otra. Los gurkas tomarán el centro de la escena, para construir una oposición testimonial, por derecha, por izquierda, por arriba y por abajo. Trotskista. Una inflación de discurso delirante, una cantidad de promesas irrealizables, una radiogarfía de la Argentina imposible y mentirosa.

Por suerte, el gobierno está como la selección, dependiendo de su propia performance y resultado, del otro lado sólo cabe esperar y ver qué pasa. Los asesinatos de los tres jóvenes en Bariloche muestra clarito las deficiencias horribles en términos de política de Seguridad, nacional y provincial. Pero muestra también que sólo éste gobierno lo puede computar como déficit, como materia pendiente. Del otro lado de la cancha es la nada misma. Igualito a lo que pasa en casi todos los demás temas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s