Disidentes o residuales

¿Para que quieren el poder los disidentes? No es una pregunta fácil de responder. Por ahora los análisis intentan dilucidar sus chances electorales. Que si les da, que si no, que si lo convencen al Lole, que si la torta se divide en tres con un panradicalismo, el kirchnerismo y ellos. ¿Qué va a hacer Macri?  Todo bien, pero antes propongo que nos preguntemos qué buscan, dónde están sus fuerzas y la necesidad de unirse en clave de cruzada medieval para salvar al país de un tercer mandato que nos conduciría directamente al comunismo totalitario.

En primer lugar eso: parece que buena parte del motor de los disidentes es un odio viceral (bastante parecido al gorila, dicho sea de paso) ante el kirchnerismo. Una lectura enferma de la realidad los hace entender que estamos conducidos por los hijos de Firmenich, en dirección acelerada hacia la cubanización de la vida nacional. ¿Cómo puede ser que el sector supuestamente más cercano al gobierno -se habla de disidencia, ¿no?- sea el único del abanico político nacional que propone timonazos en aspectos clave como el económico y el de DDHH, entre otros? ¿No era que la base de la administración kirchnerista había sido el gobierno de Duhalde? Habrá que ir revisando algunas tesis…

En segundo lugar, hay que ubicar dos espacios diferenciados en este conglomerado. Por un lado, lo que podríamos entender como la dirección  ideológica del naciente movimiento, que coincide perfectamente con los personajes que tienen alguna chance de ganar elecciones: Macri, Reutemann y De Narváez. Dirigentes no peronistas, de fuertes convicciones liberales, portadores de banderas inocultablemente noventistas, todos menemistas confesos y orgullosos, donde economía es igual a soja, dónde Estado es igual a gasto, dónde política es igual a políticos con imagen. Si alguno les quiere decir peronista que les diga, a esta altura… Para mi es más claro y fácil, son liberales. En el otro platillo de la balanza está el tren fantasma de un peronismo residual mas que disidente, que se cree lo que no es y tiene destino de desaparición no forzada. Porque, ¿qué tiene para ofrecer el armado de Barrionuevo, Saa, Das Neves, Romero y Duahlde? Algo de votos y mucho de estructura. Pero ni por asomo son la conducción programática que ellos mismos se imaginan cuando se juntan a delirar programas de gobierno en el quincho del MPA. Están llamados a ser la triste comparsa de acompañamiento de un liberalismo extremo, que no va a dudar en meterlos bajo la alfombra cuantas veces sea necesario ante la inminencia del espanto electoral. Duhalde sueña que es estadista, pero se despierta y sigue siendo Duahlde. ¡Alguien que le avise que todas sus recetas eran novedosas hace…8 años! ¿A dónde se llega hoy con planteos como “acuerdos productivos entre el empresariado y los sindicatos”, o “una mesa de negociación dónde todos pongan una parte”. La crisis terminó, y con ella la necesidad de esa mesa. El kirchnerismo no pasó en vano, así termine su existencia en 2011. Acá hay una guerra suspendida por los millones de las retenciones, acá hay una dinámica anual de paritarias salariales con tendencia a la suba. La Argentina es infinitamente más compleja que en el 2002, dónde todas las barbas estaban en remojo. En verdad, a ese peronismo residual, le pasa algo parecido a lo de la Alianza en el 97-99: cree en un modelo que ya no existe. Son fanáticos de algo que ya empezó a mutar. Chacho y De la Rua creían que la economía era un asunto saldado con la convertibilidad, a Duhalde le pasa lo mismo con la devaluación. La política, como dinámica de la transformación, está ausente en ambos casos, de ahí la imposibilidad de pensar el escenario que sigue.

Algunos compañeros piensan que es este segundo grupo de dirigentes el que le fija agenda y límites ideológicos-programáticos al primero. Es al revés. Barrionuevo sólo quiere tomarse revancha política de los zurditos que lo ningunearon durante ocho años de peronismo gobernante, y para eso no duda en ceder (una vez más, como en los 90) la política económica a la fracción más ultra liberal. En verdad el sueño se asemeja al de una Elisa Carrió: “bueno, sí, la economía anda bien, aunque podría ir mejor si no se jodiera tanto al empresariado, pero fundamentalmente lo que está mal acá es la política” Carrió piensa en una República Mani Pulite, Barrionuevo tiene otras preocupaciones, como reemplazar a Moyano y ser él quien acumule poder desde una CGT pro “clima de negocios”. Pero el planteo es tan ridículo como el de ella. El crecimiento, la baja de la desocupación, el avance democrático con un Estado que no reprime, hacen más difícil la tarea del futuro gobierno, no más fácil. Hay algo de los residuales que es de una ingenuidad tremenda, esa cosa de “esto se arregla en 3 minutos, muchachos”. Me hace acordar a las cosas que decía Bilardo cuando era candidato a presidente (¿?) “Bueno, yo los junto, pum, pum, esto sí, esto no, esto se puede, esto no se puede, y a trabajar”

Hay que decir una última cosa, y es que esta madeja dirigencial poco interesante pero algo peligrosa no tendría la entidad que tiene si el kirchnerismo hubiera tomado otras decisiones allá por el 2005. Si vas a la guerra y ganás la guerra, aniquilá o convertí. El kirchnerismo después de ganarle a este exacto mismo sector político, lo dejó sobrevivir, ni adentro ni afuera, ni anti ni pro. Acá están las consecuencias, un tiempo después.

PD: A Solá no lo puse a propósito. Es el único que está ahí por error, propio y ajeno. ¿En que cree Solá? ¿En verdad prefiere a Macri antes que a Kirchner? Un tipo arrastrado por la marea, sin remos y sin chaleco salvavidas. Ojalá pueda volver a la orilla.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo General

5 Respuestas a “Disidentes o residuales

  1. “Tengo cincuenta y pico de años y busco trabajo de presidente”. Ese es Solá. ¿Es por acá? Permiso.
    No es fácil la vida.

  2. desvinchado

    que bueno que te agregue en el reader…

    No hay que ser tan generoso con Solá. Comprendo que de todos es el que mas cerca esta, pero…

    Con respecto a convertir o aniquilar . Creo que la apuesta del Kirchnerismo es al traspaso generacional (la mia lo es), no a la toma de la bastilla. Por eso cuando se piden 10 15 (con 4 cierro) años mas, se busca una reconfiguracion “natural” de los espacios de poder y la sociedad civil. Es como cuando ezequiel dice que no se creo la base social que apoye el modelo/gobierno. Hay un tema de escala temporal no? Los principales referentes de los 90 estan ahi, un poco gastados pero en actividad. O los jueces pro dictadura que cajonean los juicios. Ni hablar de los capitanes de la industria, ect.
    Los actores aparecen en cuanto asumen que hay que luchar para modificar/conservar los espacios, no porque nadie los avive. Hasta lo del campo estábamos todos (yo por lo menos je) disfrutando del paisaje, ni se nos ocurrío que había que salir a poner el pecho. No se

  3. Si volvió Tinelli imaginate Solá! Coincido en que toda esa gente es la resaca. Los cuadros pos K habrá que buscarlos por otro lado y Felipe podría estar en esa lista a confeccionar.

  4. No hay un espacio opositor conformado más allá del pedidop de Clarin de la necesidad de que exista ese espacio.
    Sobre la sensación disidente de que en dos patadas se soluciona todo, coincido, es gente que no está prestando atención a realidad algna, más allá de su propia ambición de ostentar un poco de poder antes de morirse.
    Coincido con el comentario de Desvinchado, de darse un panorama de 4 años más de kichnerismo, la transformación iniciada por ellos tendrá arraigue social y ya, desde ese lugar, las opociones opositoras serán otras. Si uno lo piensa un segundo en frío. es claro que los Kichner no tienen oposición política real, sino mediatica.

  5. Yo no descartaría de plano a Solá, creo que de todos los disidentes es el mejor candidato que tienen, claro que se las va a tener que ver con el resto.

    Veremos como cierran pero Felipe va a estar en alguno de los dos lugares de la fórmula.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s