Ojalá algún día puedan gobernar

Eso es lo que pensé cuando ví que Ricardo Alfonsín había ganado las elecciones internas. Nos criamos con la idea (verdadera) de que el radicalismo es el partido de la inoperancia, y de algo peor. El partido que no cree en las fuerzas sociales, en los intereses corporativos, de clase, etc. Desde esa anteojera gobernó poco y mal, haciendo mucho daño, porque ese vacío en su capacidad comprensiva de la sociedad argentina y, por lo tanto, su déficit en la acción de gobierno fue ocupado una y otra vez por los poderes concentrados del capital.

Pero si el kirchnerismo hace las cosas bien, y el Proyecto Nacional se hace carne y realidad, y si durante algún tiempo más los trabajadores organizados, los movimientos sociales y los sectores medios progresistas mantienen la batuta y moldean un país más justo, sin los dramas del hambre y la marginalidad, con inclusión y dignidad. Si, en definitiva, logramos estructurar un Estado presente, una Seguridad Social Universal y una sociedad de ingresos medios para, pongamos, el 80% de la población (siempre habrá ricos, el tema es que no haya pobres dicen que decía Perón…). Ahí sería maravilloso que nos gobierne un radical. No porque “no habría nada importante que hacer”. No, no. Al contrario, quedaría la consolidación, quedaría mantenerlo, mejorarlo, etc. Y ahí va a ser fundamental un radicalismo gobernante, porque entiende mejor que nadie que la política y los políticos deben tener independencia y autonomía respecto a los poderes terrenales corrompidos. Un partido de abogados que mirará con asco y desaprobación cualquier forma de injerencia corporativa de la sociedad en los asuntos de la República. Que gran día. Una continuidad permanente de sesiones ordinarias, rebalsadas de detalles nimios de leyes y estatutos para el Bien Común.

El rumbo económico y los grandes lineamientos ya habrán quedado moldeadas en el mármol de las políticas de Estado, hijos de una guerra pasada. No es que me quiero pasar de gracioso. Creo que es posible. A ver, al menos en parte. La utopía posible sería alcanzar lo que lograron los grupos económicos durante los últimos 35 años. Que gobernara quien gobernara sus intereses estén a salvo. Sin la necesidad de tener que hacerlo por mano propia.  El sueño es un gobierno radical y un movimiento popular que no gobierna, pero está ahí, en las sombras, vetando desde el anonimato poderoso cuando algún funcionario político ose tocar sus intereses.  El Miguel Ángel Broda de esa etapa luminosa podría ser un Luis D`elia, por ejemplo. Un tipo que sin ocupar un cargo público pesa más que varios diputados juntos. Alguien inteligente, sagaz, vector de intereses poderosos, pero que dice cosas intragables, y que todos los días trabaja para el status quo sin que se note.

Eso sí, mientras la cosa esté por definirse, mientras existan fuerzas que quieren ir para atrás, mientras se discuta si Estado si o Estado no, mientras queden zonas enteras del país que todavía no están integradas a la era moderna, que sean oposición. Pero ojalá, algún día puedan gobernar. Depende de nosotros.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo General

6 Respuestas a “Ojalá algún día puedan gobernar

  1. No sé si opino lo mismo pero me encantó. Hasta me emocionó. La imagen de la victoria me llenó de ganas.
    Eso si, que los radicales esperen unos 15 años más por favor.

  2. desparejo

    O sea que los radicales deberían prepararse para mantener un país, no para construirlo. Algo así como el personaje del cuento Emma Zunz, Loewental, que se sentía más apto para conservar dinero que para ganarlo. Bien, pero con la línea Cobos, Sanz, Storani, Moreau, no la veo ni cuadrada. Quizás con Stolbizer y Ricardito, pero que se saquen el lastre de Morales y Carrió. Incluso a ellos dos los veo menos conservadores que a Binner, pero es cierto que ninguno de los dos gestionó. Veremos. Saludos
    http://www.soplaryhacerbotellas.wordpress.com

  3. Yo diria que si tiene que poasar que se adenbtro d eunos 50 años asi yo no lo sufro , tambien dentro de 50 años un goboierno de la mierda peronista de derecha que ahora van todos los HDP juntitos dispuestos destruir a nuestro pais

  4. No es idealista la caracterización que hacés del radicalismo? El radicalismo está por verse, o por volverse a ver en todo caso.

  5. billi: que bueno es emocionar a alguien. Y sí, es un buen número.
    desparejo: por eso la alegría por el triunfo de alfonsín.
    Tomás: muuuuuchas gracias.
    Javier: que se yo, demasiado insulto pa mi gusto. La posibilidad de destrucción siempre latente, any way.
    Lucho: más que una caracterización en sentido estricto es una expresión de deseo. Tenés razón, el radicalismo está por verse, pero también el kirchnerismo….
    gracias a todos por pasar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s