minoría intensa o militancia posmoderna

Se dice que el gobierno consolidó una minoría intensa que lo apoya. Que a partir de profundizar la agenda de transformaciones selló una alianza con un sector social reducido aunque no marginal. Que eso le puede bastar para caminar, para “hacer daño” (en eso Carrió acertó. Avisó temprano que el gobierno conservaba el poder de fuego a pesar de la derrota del 28 de junio) pero no alcanza para ganar elecciones. La lectura se completa con los números de Artemio: que estamos a un paso del 40%, que si sacamos 35% en el peor momento, ahora con la AUH y crecimiento económico….

Pero, ¿puede un 30% del electorado ser una “minoría intensa”? Si casi uno de cada 3 fueran intensos kirchneristas otra sería la realidad. Es un tercio que, en una encuesta, contesta que el gobierno no es malo y que tal vez lo vote. Pero no mucho más. Y al mismo tiempo, que duda cabe,  se formó una capa de ciudadanos que se animan a hablar, a discutir, a pensar más allá de los dispositivos mediáticos mayoritarios, que incorporaron como suyas algunas banderas oficiales, etc. Pero no son universos homologables.

Sin embargo la intensidad existe. Mi impresión es que en la misma medida que el gobierno logró contener a un tercio de la opinión pública dentro de sus márgenes, creció algo así como una militancia silvestre posmoderna. Incontenida, inorgánica, pero convencida. La minoría intensa que en otro momento histórico estaría reunidas en las unidades básicas o militando de alguna forma, asomó la cabeza. Desde el conflicto por las retenciones, la acción política kirchnerista terminó de despertar a ese “activo” social, aunque no le dio ningún canal de participación concreto.  Está ahí, en las fotos que pasa 678 cuando va al corte. Una masa electoralmente insignificante pero que por lejos constituye el núcleo politizado más grande de la Argentina. Porque, ¿que otro espacio político puede decir que tiene algo parecido? Ahí está otra de las demostraciones de que el kirchnerismo tiene algo para ofrecer al futuro del país: muchos, miles, creen. Algo de lo que no puede ufanarse ningún otro partido ni dirigente.

Queda por ver si esta verdadera minoría intensa (de la que nosotros mismos formamos parte) tiene relevancia a la hora de lograr que ese 30 se convierta en un 40 o 45%. ¿Cómo reinventar algún tipo de militancia posmoderna que permita darle productividad política a ese posicionamiento? Esa es la cuestión.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo General

9 Respuestas a “minoría intensa o militancia posmoderna

  1. Estimado, su blog me gusta pero los ultimos posts fueron sensacionales. Un placer leerlo.

  2. la verdad un placer!

  3. nacho

    Me parece muy acertado tu post. sobre todo en que esta militancia es inorganica. La gran pregunta que es que va a pasar cuando se vengan las elecciones y este gobierno se ponga a hacer peronismo. Toda esta militancia de la ley de medios se va a quedar? Se va a bancar que a scioli en el palco de cada acto? se va a bancar que la politica sea algo mas que la guerra con clarin?
    Son dudas que tengo, creo que terminan todos con Pino que como para presidente no esta puede generar ese espacio para que los militantes porgres puristas sigan con el debate del monopolio y otras pajas.
    un abrazo
    muy muy bueno tu blog

  4. fedevazquez

    Y puede ser, pero esto me hace acordar a lo que nos decìa un joven diputado del frenteamplio, hace unos meses. El decía, que incluso la juventud que se referencia con la izquierda, que no tiene dudas de a quien votar, tampoco participa a la vieja manera en la militancia en momentos de elecciones, que aparece, desaparece, participa desde internet, haciendo movilizaciones “espontaneas” (léase no organizadas desde las estructuras políticas tradicionales, etc) y lo veía como un proceso lògico de estos tiempos. En el caso de la argentina y del kirchnerismo, creo que es eso mismo potenciado. Es verdad lo que decís, en cuanto a que los que se mueven hoy por la ley de medios no necesariamente estén abajo del palco cuando hable scioli. Creo que no hay que pedir eso tampoco. En todo caso, estaría bueno pensar de qué manera los sectores medios afines al gobierno pueden llegar a intervenir en el proceso electoral. Nosotros como parte de eso en algún punto, deberíamos tenerlo como un problema político a resolver, no? Abrazo.
    PD: Creo/espero que no vuelven al pinismo…

  5. nacho

    Sera como deba ser.
    Me parece que es un trabajo que tiene por delante el kirchnerismo, ir gradualmente abriendole la agenda a su militancia. Sobre todo porque el clima es muy fragil, este optimismo de hoy es bronca mañana si se da un mal paso con el tema del puente o cualquier otro tema.
    Creo que la agenda ley de medios se agota rapido, una vez en funcionamiento la ley van a pasar años hasta que se vean los cambios significativos, no es un milagro, es una ley.
    En fin, yo no pertenezco a la militancia kirchnerista, de hecho estoy en la transicion de atinkirchnerista a huerfano politico. Pero estoy muy interesado en leer a toda esta militancia que como dice el post es “Algo de lo que no puede ufanarse ningún otro partido ni dirigente.”
    un abrazo

  6. Pingback: El 2020 y la Justicia Social « LA FAROLERA

  7. Pingback: Politizar, politizar, politizar « LA FAROLERA

  8. Excelente nota ,muy clara
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s