¿Podrán?

Como decíamos un par de posteos abajo, las oposiciones se encaminan a exprimir la cuestión de la corrupción como eje central del discurso electoral de acá al 2011. Debemos reconocer que fueron inteligentes en no pensarla como su primera opción: tuvimos la desestabilización institucional y económica desde el “voto no positivo” hasta el jaque a los fondos del Central. tuvimos también la instalación superficial de la pobreza, rápidamente abandonada luego de un simple decreto presidencial que instrumentó la AUH. Los temas “opositores”  reaparecen luego de la pausa obligada por la hecatombe del Bicentenario y están todos vinculados a causas en la justicia con protagonismo del electo gobernante.  Esto cierra bien con un planteo desideologizado de cara a las elecciones: tanto al radicalismo como al peronismo disidente les resulta muy sencillo articular un discurso vendedor dónde los malos son los políticos chorros. Ni siquiera hay que cargar las tintas en el “autoritarismo” oficial. Menos que menos posicionarse sobre temas espinosos y de dudosa popularidad como un modelo económico alternativo, una inserción en el mundo distinta o políticas públicas con un rumbo diferente al actual. Si la oposición logra que el debate del 2011 sean los actos corruptos (comprobados o no) de funcionarios públicos, se va a complicar. Por varias cuestiones:

porque a diferencia de las demás “iniciativas” opositoras acá se vuelve difícil tomar la bandera y convertirla en propia,

porque hasta la militancia kirchnerista tiene claro que este gobierno está lejos de ser una orden franciscana y el atajo chavista  (“serán todos ladrones, pero Chávez no, no le interesa se rico”) acá se corta en la entrada al Calafate,

porque deja en un lugar incomodísimo a los aliados de centroizquierda para pararse frente a su propio electorado,

porque nos obliga a todos a un debate en elipsis dónde arrancamos 2 a 0 en contra.

porque robarle al Estado está mal.

Ahora, habrá que ver si en verdad prende. En ese sentido, resultaría funcional que Macri se eriga -o sea erigido, ejem- como el candidato de la oposición, en virtud de sus asuntos pendientes con la Ley. Habrá que ver si la sociedad está dispuesta a ubicar a la corrupción como tema excluyente -o al menos preponderante- por sobre todo lo demás. Y por último, si se come el caramelo de que ese discurso opositor tiene algún tipo de continuidad en un futuro ejercicio de gestión estatal honesta. La única experiencia de victoria electoral de ese estilo fue la Alianza en el 99. Ah, eso si: había una desocupación galopante y una recesión en pleno desarrollo. ¿Podrán?

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo General

5 Respuestas a “¿Podrán?

  1. Muy buen post, pero creo que es “Macri se erija”, no “eriga”.
    Saludos!

  2. fd

    Está bueno el planteo…
    Aunque si hacemos un análisis de cómo estaban las cosas en enero, tras el asunto de las reservas, veremos que el discurso muta más rápido que cualquier gripe. Incluso la gripe A ha desaparecido casi por completo de la agenda, ya no vende. No hay casos¿? la verdad que ni idea, pero el año pasado fue el terror en carne viva y ahora ni existe. Y eso que tenemos 10 millones de vacunas en aplicación. Quizás el sistema de inmunizar a la población aquí como en otros lugares haya funcionado y casi ni se propaga.
    El asunto quizás es ese, la capacidad de contagio y la capacidad del transmisor de transmitir.

    Se me hace a mí, o el asunto de instalar una palabra en los medios para generar crispación cada vez dura menos… la última fue “vejación”, ayer fue puesta en los altavoces de algunos medios.
    Porque lo que aparecen son palabras, ya casi no aparecen actos… Mas bien los hacen desaparecer.

  3. Martín: creo que no. http://www.wordreference.com/definicion/erigir
    gracias igual por la lectura atenta.
    fd: Si es verdad, el dispositivo instalación es cada vez más descartable: se usa una vez y se tira. Pero justo con este tema, no creo que vaya a pasar. La corrupción es un temazo que la sociedad tiene instaladísimo. Y si no pega más es porque ya tuvimos una experiencia política que se construyó sobre eso como piedra fundamental y resultó ser un desastre, aún en términos de trasparencia institucional (ley banelco). De todas formas, yo mantendría el ojo. Y desde un punto de vista más interno al kirchnerismo, me preguntaría: cómo vamos instalando esa bandera adentro de nuestro propio espacio. Abrazo.

  4. Me parece que dependera exclusivamente de cuán fabulada sea la posición de la oposición. No se puede comparar al gobierno, tanto de Kichner como de Cristina, con la era menemista. Creo que Menem instauró la corrupción como moneda corriente y se rió de eso delante de todos. Más allá de las lagunas mentales que el pueblo suele tener, no hay que suponer que sean tan desmemoriado. La sensación de estafa durante los últimos años de Menem fue de lo que la Alianza se agarró. Un gobierno corrupto no es lo mismo que un Gobierno con funcionarios corruptos. Creo que esto último puede sucederle a cualquier gobierno dado que está compuesto por hombres. El caso de Jaime es un buen ejemplo. Si robó, como es posible de acuerdo con algunas investigaciones que está llevando a cabo Oyarbide, no creo que nadie en el gobierno de la juegue por él.
    Por otro lado pienso que el gobierno va a hacer lo posible, y la prensa tambien (al menos la independiente), por no dejar que la agenda la proponga Clarin. Hay que pensar que es posible que en 40 días el grupo sufra una derrota REAL, quizás la primera desde la dictadura, en cuanto se sepa el resultado de los ADN de los hijos aproptivos de la señora No Noble.

    • fedevazquez

      De acuerdo, Billi. En plan de separar tantos respecto a la era menemista, diría que ahí se jugó la corrupción no sólo como entramado de negocios privados, sino, fudamentalmente, como combustible para la operación de desguace estatal. Eso, creo, más que un cambio profundo en la moral de los funcionarios, es lo que se terminó con el kirchnerismo. Sí creo que, al igual que otros temas como los recursos naturales, es necesario que los que bancamos este proceso vayamos, despacito, poniendo en agenda, en discusión, todo lo que falta. saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s