Amando a Bodou

Ya venía bien con ese duelo en territorio ajeno, dónde vapuleó a Morales. Directo, desacartonado y yendo hasta el caracú del enemigo. Hoy volvió a lucirse en la conferencia de prensa, dándole un golpe tal vez irreversible a una de las peores fabricaciones del sistema de representación post 2001, Claudio Lozano. No deja de resultar incómodo: hasta hace pocos años, los dos economistas apuntaban para estar en veredas exactamente opuestas. El pibe de la  UCEDE, con los liberales y el de la CTA con quien implantara las políticas que desde los 90 su Central venía reclamando. Pero no. Que se le va a hacer.

Ahora, habría que preguntarse por qué alguien con el perfil de Boudou es quien mejor tira los golpes a derecha e “izquierda” (y si, Claudio, te ganaste las comillas, por lo menos). Ayer veía a Anibal F., otro que sabe luchar en el barro, y la verdad es que la descerebrada de Amalia Granata ganó el duelo. No se puede responder a “el súper está caro” con “no entendés nada, porque leés a Clarín”. Más cuando abundan mejores respuestas, más sencillas, y más ciertas. El punto, creo, está en que hay que salir del cassette. Hay que salir de la lucha ideológica. Hay que salir del discurso pre armado de estos años de Cartas Abiertas. No hay que decir “monopolio”, no hay que repetir “destituyente”, ni “proyecto nacional y popular”. Archivemos el léxico militante, que tampoco sirvió para tanto y ensayemos otra frescura. Amado tiene eso: es el que mejor defiende al gobierno, porque no es kirchnerista, porque no tiene la mochila del peronismo revolucionario y es  el ejemplo del perfil que hay que ganar para el 2011: alguien que no vio a los 90 como la entrega de la patria, alguien que pensó -oh, crimen- que la Convertibilidad era algo bueno. Boudou cree en el gobierno porque funciona, porque la economía crece y porque desde la ANSES en vez de ajustar se pueden aumentar las jubilaciones. En el 2003 no lo creía, en el 2005 comenzó a creer, y cuando le dijeron que se podía -“si, Amado, con política, con convicción se puede”- estatizar los fondos de pensión, entró en crisis total con su pasado y abrazó la nueva causa.

PD: Por ahí me equivoco feo, pero ¿no tendrá que ver el canje de deuda -tan apurado, tan fundamental- con desatar lo del INDEC?. La verdad, es que no escuché a nadie con un argumento -así sea flojito- de porqué se sigue dilapidando la palabra oficial, salvo lo del ahorro en el pago de deuda. Pero, si es cierto lo de los millones atados al CER y la nada, la reconversión de la deuda podría ser el puente para reconstruir las estadísticas sin quedar culo para arriba. Si es así, seguiremos Amando a Boudou.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo General

5 Respuestas a “Amando a Bodou

  1. Tengo entendido que a lo largo de los ultimos rescates el stock de los bonos “Lavagna” que ajustaban por IPC cambio practicamente en su totalidad por cupones que ajustan por PBI. Suponiendo que esto ultimo sea correcto, habra que buscar otros motivos. Aunque, no seria nada raro que el motivo sea simplemente “porque si”. Los K cuando se empacan son peor que las mulas.

    Igual -coincidiendo con tu planteo “de una politica blanca, etc.”-, si sostuvieron el muerto hasta ahora lo mejor capaz seria esperar un poco y arreglar el desaguisado mas cerca de 2011 asi se capitaliza, no?

  2. Los acabo de chusmear. A pesar de los rescates del año pasado sigue habiendo un platal en juego.

  3. juan cruz

    Fede querido, muy buen post.
    Para pensar y sobre todo para reconfigurar el lugar desde donde se habla.
    Mientras no se rompa esa cosa medio troska de “hablarle” a los propios no se va a salir del encierro.

    Tengo duda en relación al tema Lozano.
    Para mí que la movida de salir a victimizarse es claramente intenciónal: tiene que si o si romper el techo del 30% que tiene de conocimiento en la Ciudad.

    No tengo claro si en ese sentido no sumó instalación en su “pelea” contra la tiranía K.

    Veremos

    abrazo

    PD; ya te estamos sumando al bloroll de nuestra cueva bandoneónico

  4. Si, totalmente. Sabés, varias veces en estos tiempos de kirchnerismo recordaba que una preocupación permanente que teníamos en la escuela era vencer esa “antipolítica” que ya galopaba triunfante (´92, ´93, ´94) y para eso teníamos que inventar un discurso que pudiera ser compartido por la mayoría silenciosa que le chupaba un huevo todo. No sé si lo logramos, pero teníamos eso en mente como objetivo.
    Lo de Lozano puede ser como vos decís, tranquilamente. La verdad es que cuesta cada vez más analizar las actitudes de ese sector.
    Abrazo y se agradece lo del blogroll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s