Los muertos que vos matáis…

Se  viene. A medida que se sienta cercano el 2011 comenzará, tibiamente, a pensarse en términos de continuidad/discontinuidad del modelo económico. La oposición tiene un problema mucho más grave que su unión legislativa y sus liderazgos superpuestos: no puede hablar de economía. ¿Cómo se hace para construir una alternancia sin estructurar una discurso sobre eso? Si esto fuera Noruega, vaya y pase, pero acá es una misión imposible.

Algunos hacen memoria y anotan la disputa del ´99, dónde la oposición no propuso un cambio económico, si no un “mejoramiento” del modelo, que terminó siendo su “profundización” hasta el abismo. Las elecciones de 2011, se dice,  irían por ese mismo carril. Pero hay, al menos, dos diferencias sustanciales:

1-El discurso de la Alianza explicitó desde el vamos las continuidades económicas (Ley de convertibilidad básicamente, pero no sólo: privatizaciones, clima de negocios, etc) algo que la oposición actual está lejos de hacer, porque el esquema no se reduce ya a una ley (ni al 4 a 1) si no que se estructura en los denostados subsidios a la producción, al consumo, en el funcionamiento de las paritarias, en el 6% del PBI a educación (SEIS POR CIENTO DEL PBI) y otras cosas de las que se habla poco y nada. Todo lo cual implica legitimar, por ejemplo, las retenciones. El que gobierne con este esquema -tenga el estilo que tenga- tendrá que lidiar contra intereses grandes, medianos y chicos, sin poder recostarse totalmente en ninguno. Entonces, o se viene (rápido) una ola de sinceridad discursiva dónde Cobos, Reutemann, Macri (hijo, al padre lo tenemos de este lado…) y Carrió aceptan alguna relación causal entre la economía y la política económica oficial o se sigue en los intentos de desestabilización, lo que es igual a reconocer que no quieren llegar al poder mediante elecciones normales.

2-Si bien la Alianza no proponía una salida económica al 1 a 1, permitía que gran parte de la protesta social de esos años, del desánimo económico y productivo, del desempleo masivo en capas bajas y medias, etc, se adosara a su plataforma como componente simbólico del anti menemismo. Claro que había una trampa política -como lo demostró la posterior llegada de Lopez Murphy y Cavallo al gabinete- pero lo importante es entender la potencialidad que tenía ese conglomerado de FREPASO y UCR para sumar por varios lados sin mucha dificultad. ¿Dónde están los lastimados sociales del actual modelo que la ambulancia de la oposición puede salir a juntar? En la era kirchnerista no hay unidad, hay intereses. Se vienen los pedidos de programa sectoriales: la CGT, UIA, FAA, bancos, Clarín, por tirar las cartas conocidas. El gobierno decidió hace rato cómo ubicar a cada uno en el balanza, la oposición no tiene idea.

Hay un problema extra: desde acá creemos que la mayoría de los argentinos se la va a pensar 3 o 4 veces antes de volver a votar a un radical para la presidencia, por mas imagen positiva que tenga. Con los abanderados de la República y las Instituciones fuera de la cancha, las ofertas se reducen al espectro de derecha pura y dura: Macri y Reutemann. Tipos convencidos en achicar el Estado y recudir la política a una administración de consorcio. Y con escasos papeles para disputar el “estilo”.

Mientras tanto, de este lado del mostrador, hay que administrar la abundancia económica con la mayor justicia social posible, hacer política progresista con leyes que no cuestan plata (matrimonio gay, aborto, ddhh, ley de medios, etc) y a mirar las encuestas.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo General

9 Respuestas a “Los muertos que vos matáis…

  1. Realmente, muy buen post, con el mérito de hacer parecer evidentes los argumentos que utiliza. Hace poco descubrí este blog, muy bueno.

  2. ezequielmeler

    Un excelente posteo. En efecto, la gran diferencia con la Alianza reside en que la oposición no puede decir “vamos a hacer esto, pero más prolijo”, porque ciertos GGEE se la morfan.

    Para pensar, cómo resolverán el tema. Mi impresión: no hablarán mucho de economía o se centrarán en la inflación, sin mayores precisiones sobre modelo.

    • fedevazquez

      Siempre es difícil ver cuánta influencia real tiene la opinión de los consultores, economistas y demás especies en los sectores políticos y empresariales que cortan el bacalao, pero miren esto:

      http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1248731

      ¿Se vienen los “dos modelos”? yo creía que no, como dice Ezequiel, hablar poco y confuso, pero…

      • ezequielmeler

        “Si sos joven y no sabés por qué ganás tan poco, tenés que ver que el Estado se lleva una gran parte de tus ingresos, directa o indirectamente, para transferirlos a sus gastos, para lo cual te tiene que reducir tu poder de compra, y así otros podrán aprovechar lo que vos producís. No creas que esta pesada carga es por la ayuda social, pues ésta sólo llega al 2% del gasto.”

        Una joyita el muchacho, viene con apelación al voto joven… Con tal de dar una suma amplia, sumó a los jubilados con los empleados públicos.

        Dios mío. La que se viene si el debate abierto y directo se resume en frases como ésta.

        “Se requiere un total replanteo primero en cuanto al alcance de lo que es conveniente que haga el Estado.”

        Es como que ya escuchamos, todos, esa canción.

        • Si, tremendo. Pero mirá los comentarios. ya se, no son representativos de nada, pero es interensante, no son tantos lo que se suben a la propuesta de guerra total anti estado, y no son pocos los que dice: “Ah, bueno entonces yo que soy jubilado “vivo del Estado?”
          la racionalidad está de este lado, si discuten en esos términos cavernícolas, creo que se gana.

  3. Pingback: Lo crudo y lo cocido. « Pre-textos. Notas sobre política argentina contemporánea.

  4. Daniel

    La oposición está muy cómoda allí.
    Los anti-K se identifican con sus bravuconadas altisonantes.
    Pero si se les propusiera un verdadero ejercicio de imaginación: nadie se los imagina gobernando.
    No olviden que la “clase media” suele moverse en términos de “me asusta” “estoy inseguro”. Más de uno, creanme, se van a tapar la nariz y votarán la continuidad K en donde pesan los porotos, la elección del ejecutivo en 2011

    • fedevazquez

      yo también creo eso. Por eso, es más importante para el gobierno seguir trabajando en la política del “no me odies, no soy tan malo como…” que reforzar la tropa propia. Hay que bajar los índices de rechazo, es la condición necesaria para tener futuro. A no creérsela, que ésto fue un veranito, y todavía, todavía hay que pasar el invierno…
      saludos

  5. Pingback: Parlamento, disputa política y puja redistributiva: el esquivo legado de estos años (Primera Parte). « Pre-textos. Notas sobre política argentina contemporánea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s